Adicción a las redes sociales: ¿por qué desactivar las notificaciones?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 3 valoraciones

Adicción a las redes sociales

El uso de dispositivos electrónicos se ha extendido de forma exponencial. Cada día pasamos horas delante de ellos, tanto para trabajar como para desconectar en nuestros momentos de ocio. De todos ellos, hay uno que destaca en nuestro hogar: el smartphone. Tanto que en algunos casos puede llegar a provocar una dependencia del móvil, así como de las redes sociales y aplicaciones que se pueden usar en él.

En este post hablaremos del tiempo que pasamos con nuestro teléfono móvil, con las distracciones y falta de concentración que ocasiona, de la adicción a redes sociales y de por qué los expertos recomiendan que desactivemos las notificaciones.

Adicción a las redes sociales: cuál es su origen

Las redes sociales han cambiado la manera en la que nos relacionamos. Hoy no es extraño conectar con antiguos compañeros de escuela, crear contactos laborales o incluso hacer amigos a distancia desde Facebook, Twitter o Telegram, por poner algunos ejemplos.

La adicción a redes sociales se produce cuando se hace un uso excesivo de estas, en ocasiones combinado con problemas como baja autoestima, tendencia a la depresión o carencia de habilidades sociales. Además, muchos usuarios tienden a comparar sus vidas con las de los demás y llegan a la conclusión de que la suya es una vida sin sentido menos atractiva, con lo que se agrava aún más el problema.

Los expertos en el tratamiento para la adicción a las redes sociales apuntan también a la necesidad de inventar una vida que parezca interesante a los demás, consiga likes o atraiga comentarios positivos. En realidad, quien cae en esta tendencia se convierte en dependiente de la opinión de los demás, hasta el grado, en los casos más extremos, de pensar en el suicidio si no se obtienen los resultados esperados.

Sin llegar a estos niveles, la dependencia del móvil (conocida como nomofobia) y la adicción a las redes sociales no radica en las aplicaciones en sí, sino en el uso que se hace de estas. Por eso se recomienda desactivar las notificaciones y resistir la tentación de mirar el teléfono de forma continua.

Tratamiento para la nomofobia y las redes sociales

Las consecuencias de la dependencia al móvil y las redes sociales van desde problemas de concentración hasta sentimientos de vacío. Los expertos en salud emocional ya aplican terapias similares a las de otras adicciones como las drogas o el alcohol.

  • Lo primero que hay que hacer es aceptar que se tiene un problema con las redes sociales, aunque también es el paso más difícil. Hay que ser honesto con uno mismo y reconocer que hace falta ayuda.
  • Un experto debe evaluar el grado de adicción, y determinar la forma de actuar para atajar el problema.
  • Algo que siempre se recomienda en el tratamiento para la adicción a las redes sociales es no tener las notificaciones activadas. Si no se nota la vibración o el aviso de que ha entrado un nuevo mensaje, es más fácil controlar los impulsos. Esto es fundamental, porque los algoritmos las emplean para llamar la atención de un usuario cuando lleva algunos minutos inactivo. Se trata de notificaciones personalizadas en función de los intereses y pautas de navegación, que buscan generar una necesidad que no existe. Cuando desactivas las notificaciones te haces con el control de tus decisiones y no dejas tu mente en manos de terceros, mucho menos en manos de algoritmos digitales.
  • En casos extremos se pueden necesitar medidas más radicales, como desinstalar las apps o incluso apagar el móvil durante varias horas.

Una adicción que trasciende la edad

Aunque lo habitual es pensar que los problemas relacionados con la tecnología se limitan a la generación millennial, lo cierto es que todos podemos vernos afectados por la adicción a redes sociales y por la dependencia del móvil.

Cada vez hay más expertos en el tratamiento de adicciones que abogan por desactivar las notificaciones. Una práctica que te ayudará a centrarte en tu vida sin distracciones, y mirar los mensajes o tus perfiles sociales solo cuando quieres, no cuando te sientes en la obligación de hacerlo porque el móvil acaba de sonar.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + diecinueve =