Alquiler sin contrato, riesgos si tienes que echar a tu inquilino

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.6 basado en 13 valoraciones

alquiler sin contrato

Puede que ya sea tarde, pero nunca debemos otorgar un alquiler sin contrato escrito. Existen muchas situaciones de este tipo en que el contrato se cierra verbalmente y, aunque es perfectamente legal, tendrá muchos inconvenientes. Y es que nadie suele cerrar un contrato de manera verbal escondiendo a su vez una grabadora o con testigos que estén presentes en ese momento y que puedan ser válidos a la hora de resolver un caso judicialmente. Por eso, ¿qué puede suceder en estos casos? ¿A cuál de las partes le puede afectar más negativamente un alquiler sin contrato?

En caso de alquiler sin contrato escrito, ¿qué derechos tienen las partes?

El arrendador

Teniendo en cuenta que será muy difícil o imposible demostrar la existencia de un acuerdo verbal, las cosas se pueden poner difícil para el propietario o arrendador. Si se cuenta con recibos de pago mensuales de la renta y si es por transferencia bancaria, tendrá más sencillo demostrar que existe un contrato verbal. Pero, ¿y si son okupas? ¿O si son personas que, con consentimiento del arrendador, no han efectuado ni un sólo pago o lo han hecho en efectivo? Aquí entra lo complicado: sus derechos se pueden volver nulos. Aún más difícil en casos que sean necesarios desahucios por no pagar y la consiguiente recuperación de la vivienda.
Uno de los mayores inconvenientes es que el propietario no podrá beneficiarse de una exención por el alquiler de la vivienda en la declaración de la renta.

El inquilino

En el caso de que el arrendatario tenga un alquiler sin contrato, si no existe un recibo que lo demuestre, el arrendador no podrá, por ejemplo, aplicarle una subida en la renta mensual del alquiler. Además, al no existir una firma que conste en un acuerdo escrito, el plazo para resolver una situación problemática de este tipo es de seis meses, con lo que aún tendrá un plazo importante para evitar un juicio.
Eso sí, tampoco podrá deducir el alquiler en la declaración de la renta. En el caso de que el inquilino considere que no ha hecho nada que pueda implicarle en un proceso judicial, deberá acreditar justificantes del pago del alquiler o, en su defecto, altas en compañías que suministren servicios básicos (agua, luz, teléfono o internet) o por medio de un seguro de hogar.

¿Cómo echar a un inquilino sin contrato que no paga?

El propietario, en caso de que tenga alquilada su vivienda a un inquilino sin contrato que no paga, podrá desalojarlo por la razón que quiera siempre que se le notifique por escrito con, salvo algunas excepciones (retaliación o discriminación ilegal), 30 días de antelación.

También existe la opción de hacerlo con 7 días de antelación si existe una razón concreta y de peso, que puede ir desde que haya existido un cambio de cerradura y llave, un deterioro grave de la vivienda o si el inquilino es molesto para los vecinos.

En casos de desahucios por precario contra un arrendatario sin contrato, se puede realizar sin notificación previa. Sin embargo, desde Seguros Bilbao siempre recomendamos hacer este tipo de notificaciones ya que suelen ser bastante efectivas a la hora de echar a un inquilino sin contrato.

Cuánto cuesta echar a un inquilino por la vía judicial

En caso de actuar por vía judicial, los costes para el propietario del inmueble pueden ser elevados (además del tiempo y las molestias), por esa razón hay que intentar agotar otras vías. Los costes de un abogado, procurador, poder notarial, cerrajero (si procede) y las tasas judiciales fijas pueden ascender en torno a los 600 o 700 euros, a lo que habría que añadir las tasas de juicio variables (el 0,5% del total del proceso judicial).

Conclusiones y recomendaciones

Como podemos ver, en el caso de un alquiler sin contrato formalizado por escrito existen más derechos por parte del inquilino sin contrato que los del propio arrendador.
Por esta razón, siempre será mucho más ventajoso hacer que el acuerdo conste de forma clara y por escrito.

Asimismo, desde Seguros Bilbao, por nuestra larga trayectoria te recomendamos que complementes ese contrato escrito con un seguro de hogar que te proporcione la cobertura necesaria ante todo tipo de situaciones e inconvenientes que puedan surgir con el arrendamiento de tu inmueble.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =