¿Cómo convertir tu vivienda en un alojamiento apto para el alquiler vacacional?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Si tienes una vivienda en una zona de vacaciones, como cerca del mar o en alguna localidad turística, es probable que te hayas planteado ofrecerla como alquiler vacacional. Puede ser una buena idea, porque si hay demanda se puede convertir en una interesante fuente de ingresos, pero es muy importante que te asegures de que lo haces de forma legal y correcta.

En este post vamos a responder a las preguntas más frecuentes sobre cómo alquilar mi casa vacacional. Hablaremos de la licencia y los requisitos que debes cumplir en el alquiler para no llevarte una desagradable sorpresa.

¿Cuáles son los requisitos que debe cumplir tu vivienda para considerarse alquiler vacacional?

Para convertir tu vivienda en alojamiento vacacional necesitas dar ciertos pasos:

  • Lo primero es asegurarte de que la propiedad es habitable y cuenta con los correspondientes permisos que lo certifican. La cédula de habitabilidad indica que la vivienda es óptima para vivir (aislada, protegida contra incendios, con electricidad, agua y saneamiento, etc.).
  • Además, deberás informarte de cuál es la normativa en tu Comunidad Autónoma, ya que en cada territorio hay distintos requisitos. Algunas zonas tienen bastante flexibilidad, mientras que otras son mucho más estrictas a la hora de conceder la licencia de alquiler vacacional.
  • Otra cosa que debes tener en cuenta es que la Comunidad debe estar al tanto de que piensas alquilar tu casa por días como alojamiento de vacaciones. No pueden negarse si no hay nada escrito en los estatutos, pero sí que deben estar al corriente de ello y tener un número de teléfono al que te puedan contactar en cualquier momento si surge un problema. En algunas zonas también puede ser necesario que se lo comuniques a la policía, como ocurre con Barcelona.
  • A diferencia del alquiler convencional, en el que puedes ofrecer la propiedad vacía de mobiliario, el alquiler vacacional debe estar amueblado con todo lo que necesite quien se va a alojar en él. Algunos lugares incluso exigen que dispongas de una conexión a Internet, y colocar en lugar visible un número de contacto las 24 horas por si pasa algo.
  • Otro requisito para convertir una vivienda en alojamiento vacacional es inscribirla en un registro que tienen las CCAA, tras lo cual se le asignará un código identificador.

¿Qué hace falta para tramitar la licencia de alquiler vacacional?

Los trámites para conseguir una licencia de alquiler vacacional dependen de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre, aunque en la mayoría lo primero que debes hacer es acercarte a la delegación de Turismo y llevar la documentación que te soliciten. Allí te indicarán los pasos que debes dar. Lo normal es que sean estos:

  • Presentar la cédula de habitabilidad junto con la solicitud de licencia.
  • Demostrar que eres el propietario llevando una copia simple de las escrituras.
  • Firmar una declaración de responsabilidad en la que te comprometes a cumplir con todos los requisitos legales.
  • Declarar los ingresos en la Declaración de la renta. Si no lo haces, además de no obtener la licencia te expones a multas que van desde lo 3.000 € hasta el cierre del alquiler vacacional y 600.000 € de sanción.

Una vez que tienes la licencia y el número de identificación, puedes anunciarte en medios o contactar con agencias especializadas si lo deseas.

Como ves, las condiciones para alquilar tu casa como alojamiento vacacional son diferentes a las de los alquileres tradicionales. Y debes asegurarte de que cumples con todas si no quieres tener problemas.

Aunque sea un alojamiento vacacional… también tiene que estar cubierto

Esto es algo lógico, pero consideramos que es importante recordarte que si tienes una vivienda debes estar cubierto frente a imprevistos. Aún más si se trata de alquiler vacacional, porque a lo largo del año pasarán muchas personas por ella y es probable que sucedan cosas inesperadas. Por eso, necesitarás tener un seguro adecuado con el que afrontar un siniestro de cualquier tipo, incluyendo la pérdida del alquiler en caso de que por algún motivo cubierto en el seguro la vivienda no se pueda ocupar durante un tiempo.

En Seguros Bilbao tenemos seguros específicos para este tipo de alquiler con coberturas adaptadas a todas las situaciones para que, si decides convertir tu vivienda en alojamiento vacacional, puedas ofrecer la vivienda y tener tranquilidad, tanto tú como propietario como quienes se alojen en la casa para disfrutar de unos días de descanso.

¿De forma eventual o durante todo el año?

Por último, hay un detalle interesante que debe saber. No es lo mismo dedicar una vivienda al uso turístico durante todo el año que hacerlo solo en una época determinada, que suele ser en verano. En el caso de que lo hagas así, el alquiler vacacional recibe la denominación de vivienda de uso turístico y hay que indicar las fechas específicas en las que se ofrece este tipo de alquiler. Si piensas dedicarla al alquiler vacacional de forma exclusiva todo el año, se considera vivienda o apartamento turístico. En cualquier caso deberá estar inscrita como alquiler vacacional, contar con la licencia correspondiente y declarar los impuestos como rendimientos del capital inmobiliario o como actividad económica (IVA).

Una vez que has visto los requisitos para convertir tu vivienda en un alquiler de vacaciones, es el momento de sentarte y echar cuentas para valorar si realmente te interesa. Esto depende en buena medida de la demanda que haya en tu zona.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *