La ansiedad: un trastorno que ha marcado a la generación millennial

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 2 valoraciones
  • Los millenials son la generación más preparada pero sufren cada vez más las consecuencias de la ansiedad, el estrés y la depresión en un periodo de edad en el que la falta de certezas y seguridad puede llevarles a dudar demasiado de sí mismos.
  • 5,2% es el porcentaje de españoles diagnosticados con ansiedad y depresión. Casi 2,5 millones.
  • 2 de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años han tenido síntomas asociados a la ansiedad.

La ansiedad es un mecanismo de defensa que ha permitido al ser humano adaptarse al entorno. Una señal de alarma cuya principal función es movilizarnos para estar alerta ante posibles riesgos y amenazas. El problema surge cuando este mecanismo adaptativo funciona de manera incorrecta o excesiva y nos incapacita para el día a día.

Trastorno de la ansiedad en la actualidad

Según la Organización Mundial de la Salud, la ansiedad será el 2º motivo de incapacidad del mundo a partir de 2020

Si hay un fenómeno que llama la atención cuando se intenta analizar la incidencia de la ansiedad en nuestro país o a nivel mundial es el incremento de este trastorno entre los más jóvenes. Según la Asociación Americana de Psiquiatría, por ejemplo, los millenials – que oficialmente se considera a los  nacidos del año 1981 al año 1993 – conforman la generación con más ansiedad de la historia.

Causas que han generado la ansiedad en los más jóvenes

El trastorno de ansiedad ha sido en la vida moderna una afección generalmente asociada a los adultos, pero cada vez los más jóvenes se han visto sometidos a situaciones de estrés y presión social.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Las circunstancias de los millenials están marcadas por las consecuencias de la crisis del 2008. A pesar de ser una de las generaciones con mayor preparación académica, la precariedad laboral les ha dificultado hasta lo indecible el crear un proyecto de vida propio e independiente.

Los problemas para acceder a un puesto de trabajo les conduce, una vez contratados, a soportar la presión de tener que demostrar que son los mejores y de las comparaciones con sus padres y hermanos mayores. Esto les ha llevado a sentir una frustración que, en muchos casos, ha terminado desembocando en ansiedad. Sienten, en definitiva, que no han sido capaces de lograr lo que se esperaba de ellos.

A esto hay que añadir el papel de las redes sociales y la necesidad de aprobación, de buscar siempre el like, de aumentar el número de seguidores, la obligación de contestar y de hacerlo rápido. Ya no se trata de las expectativas de su familia, se trata de las expectativas de las miles de personas que les siguen en las redes sociales.

Según la OMS la ansiedad será el 2º motivo de incapacidad del mundo a partir de 2020. Teniendo en cuenta que en los trastornos de ansiedad los miedos son a veces difíciles de entender e identificar por la propia persona, es conveniente reconocer los síntomas y las pautas para mitigar los efectos.

Síntomas de la ansiedad o cómo identificarla

Los síntomas de un ataque de ansiedad no son fáciles de identificar y en muchas ocasiones se confunden con los de una afección del corazón. Si experimentas alguno de los siguientes síntomas lo más recomendable es que acudas a un especialista:

La ansiedad en datos*

5,2% es el porcentaje de españoles diagnosticados con ansiedad y depresión. Casi 2,5 millones

2 de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años han tenido síntomas asociados a la ansiedad

615 millones de personas padecen estos trastornos a nivel mundial

*Datos recogidos en diversos estudios de la Organización Mundial de la Salud y la Universidad de Greenwich

  • Palpitaciones o elevación de la frecuencia cardiaca (taquicardia).
  • Falta de aire, sensación de ahogo, con respiración rápida.
  • Hiperventilación, mareos e incluso desmayo.
  • Opresión en el pecho.
  • Miedo o pánico.
  • Sudoración o escalofríos.
  • Temblores en las manos, cabeza, etc.
  • Náuseas o molestias abdominales.

Pautas para combatir la ansiedad

El especialista que puede identificar el motivo de la ansiedad es un psicólogo experto en terapia conductual, que trabajará para encontrar el origen del estrés e iniciará un tratamiento para aprender a controlarla.

Además de acudir a un especialista hay determinadas pautas que puedas seguir y que sin duda ayudarán a que el tratamiento sea más efectivo y en menor tiempo.

Hábitos saludables para evitar la ansiedad

  1. Cuida tu alimentación: intenta comer lo más sano posible – evitando los ultraprocesados todo lo que puedas – y dedicándole tiempo. Nada de cenar en 5 minutos, por ejemplo.
  2. Descanso: Mínimo 7 u 8 horas. Evita los gadgets y la televisión una vez estés en la cama y lee algo antes de dormir para evitar que las preocupaciones laborales o familiares sean lo último que tengas en la cabeza antes de dormir.
  3. Ejercicio: Si no tienes tiempo para ir a un gimnasio, no importa. Con caminar 30 minutos todos los días es suficiente. Si ves que tampoco puedes sacar esa media hora, bájate una parada antes de tu destino y aprovecha esa distancia extra.

Organizar tu tiempo

La sensación de no poder llegar a tiempo a todos nuestros compromisos laborales, familiares o sociales contribuye negativamente, si quieres eliminar la ansiedad o al menos reducirla:

  • Márcate horarios realistas
  • Si ese realismo aplicado a tus horarios hace que no abarques todas tus obligaciones, prioriza lo importante y delega tareas si es necesario.
  • Dedica tiempo a las relaciones sociales: pareja, amigos, familia, etc. Te ayudarán a desconectar y evadirte.

Controla tus pensamientos automáticos negativos para combatir la ansiedad

ansiedad adolescentes millenials

Los pensamientos automáticos surgen de una manera espontánea y es normal que ni siquiera seamos conscientes de ellos. ¿Te enfrentas a un reto y lo primero que piensas es que no vas a ser capaz? Este es un claro ejemplo de pensamiento automático. ¿Por qué no vas a ser capaz? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que se te ha planteado la dificultad hasta que has pensado que no vas a poder superarla? ¿Medio segundo?

Los pensamientos negativos automáticos son como una especie de autoboicots que se generan de forma instantánea y son una de las causas de la ansiedad. “No lo voy a conseguir”, “Jamás alcanzaré una estabilidad económica” o “Nunca seré feliz” son los más típicos.

Detectar, cuestionar y dar la vuelta a estos pensamientos, confrontándolos con la realidad, es clave en la terapia contra la ansiedad. ¿Qué certeza puede tener una persona para pensar que jamás será feliz? Ninguna. Aun así, a las personas que sufren de ansiedad les resulta muy complicado dar la vuelta a estos pensamientos.

En ese caso recomendamos tranquilidad y recurrir a un profesional que nos ayude a cambiar esos esquemas y los sustituya por otros más positivos. Los trastornos de ansiedad tienen una buena respuesta a los tratamientos y debemos anteponer nuestra salud a las falsas creencias asociadas a la terapia psicológica. Así que cuanto antes se inicien, mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − dos =