¿Qué aportaciones hacer a mi plan de pensiones?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

aportaciones planes de pensiones

Quizás la primera pregunta deba de ser: ¿por qué hacer aportaciones a mi plan de pensiones? La respuesta es sencilla: porque dan derecho a una reducción en la base imponible del IRPF, por lo que los años que realices esas aportaciones, reducirás tus impuestos. En la declaración de la renta se podrá deducir la menor de las siguientes cantidades: o bien 8.000€, que es el límite de las aportaciones a planes de pensiones de forma anual, o bien el 30 % de los rendimientos netos.

 

Los tipos de aportación

 

Tu plan de pensiones se nutre a través de las aportaciones que efectúas. La principal diferencia entre ellas es su frecuencia. Pueden ser de dos tipos: periódicas o puntuales.

  • Las aportaciones periódicas: Este tipo de aportaciones son las que se realizan de forma recurrente, habitualmente de forma mensual aunque también puede ser trimestral. En caso de que no quieras seguir haciendo las aportaciones, puedes interrumpirlas cuando quieras y retomarlas en el momento que desees.
  • Las aportaciones puntuales: Son aquellas que se realizan en situaciones especiales en vez de forma periódica. Por ejemplo si en un momento dado tenemos ahorrado más dinero del esperado o recibimos un ingreso extraordinario. Son útiles ya que realizar una aportación única puede servir para rebajar la factura fiscal.

 

Qué tipo de aportaciones te convienen

 

Lo más recomendable, al igual que para cualquier tipo de ahorro, depende de la situación de cada persona. De todas formas hacer aportaciones de forma periódica ofrece diversas ventajas:

  • Supone un esfuerzo menor ya que suelen ser pequeñas cantidades que no acarrean grandes movimientos en tu economía. De lo contrario, en el caso de una aportación puntual, deberás desembolsar una importante cantidad de dinero en una o dos veces para poder mantener el nivel de inversión, y te arriesgas a no tener la capacidad de hacerlo, por si surge algún tipo de imprevisto económico.
  • Los bancos facilitan el aporte periódico a través de ingresos automáticos, así que no tienes que preocuparte por nada, imputándose la aportación en tu economía como un gasto / inversión más.
  • Siendo un producto de inversión, cada aportación al plan de pensiones genera la adquisición de participaciones de dicho plan, cuyo valor liquidativo varía cada día. Aportando una sola vez al año, compras todas tus participaciones al mismo precio, arriesgándote a adquirirlas a un precio desfavorable. A cambio, con una aportación mensual o trimestral el riesgo disminuye. A largo plazo, estarás consiguiendo un precio medio, logrando también más seguridad.

¿Vives en el País Vasco? Infórmate sobre las EPSV

Con estas recomendaciones, esperamos que elijas el tipo de aportación que mejor te convenga. No olvides que los beneficios de un plan de pensiones son numerosos, tratándose de una modalidad de ahorro que te proporcionará más tranquilidad a la hora de jubilarte.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + nueve =