Bronquiolitis en bebés: tratamiento y prevención

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.7 basado en 3 valoraciones

Tratamiento y prevención de la bronquiolitis en bebés

¿Vives con niños? En caso afirmativo, es probable que hayas tenido que afrontar enfermedades de tipo respiratorio en invierno. Los resfriados están a la orden del día pero existen afecciones más graves que también pueden presentarse con frecuencia en los pequeños, por lo que es esencial contar con un buen seguro de salud que incluya servicio pediátrico.

En concreto, la bronquiolitis es una enfermedad que puede resultar especialmente complicada cuando son los más pequeños los que la padecen. En este post vamos a explicar con detalle en qué consiste la bronquiolitis en bebés y cuál el mejor tratamiento para su recuperación.

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad que afecta a las vías respiratorias. Los bronquiolos son los principales afectados, una de las partes más pequeñas del sistema respiratorio que se contraen a causa de una infección viral que es el origen de la enfermedad. Hablamos de bronquiolitis cuando estas diminutas vías se hinchan, se inflaman y se colapsan de mucosidad, pudiendo dificultar la respiración.

Bronquiolitis en bebés

La bronquiolitis en bebés puede ser más peligrosa que en niños mayores o en adultos y puede requerir hospitalización en un mayor número de casos. Existen dos motivos principales que pueden hacer que los bebés necesiten cuidados especiales en caso de bronquiolitis:

  • Un sistema inmunitario en desarrollo.
  • El minúsculo tamaño de los bronquiolos.

Si cuentas con un seguro sanitario que te ofrezca una cobertura de asistencia pediátrica completa, tu hijo dispondrá del tratamiento adecuado siempre que lo necesite. Por ejemplo, la bronquiolitis en un bebé de un mes puede hacer que necesite oxígeno para su recuperación.

¿Cuál es el tratamiento de la bronquiolitis?

La mayor parte de los casos de bronquiolitis pueden curarse en casa, transcurriendo de manera similar a un resfriado, sobre todo cuando se trata de adultos:

  • Cuando la bronquiolitis y la fiebre van de la mano, el profesional sanitario puede recetar antitérmicos como el paracetamol o el ibuprofeno para paliar el síntoma.
  • Es importante destacar que si padeces bronquiolitis, el tratamiento no incluye antibióticos, al tratarse de una enfermedad provocada por virus y no por bacterias. El profesional sanitario será quien determine si hay una sobreinfección bacteriana que requiera tratamiento con antibióticos.

En cambio, la bronquiolitis en niños puede requerir otro tipo de tratamientos si hay dificultad respiratoria, según la Asociación Española de Pediatría (AEP):

  • Desobstrucción nasal mediante aspiración o lavado con suero fisiológico.
  • Elevación de la almohada en la cuna.
  • Aumento de la ingesta de líquidos, por vía parenteral en casos de gravedad.
  • Uso de broncodilatadores, uno de los fármacos más prescritos ante la bronquiolitis infantil.
  • Oxigenoterapia con los sistemas de administración de oxígeno indicados por el especialista.
  • Tratamiento con ribavirina, antiviral de alto espectro que puede indicarse en los casos más graves de bronquiolitis y en lactantes con factores de riesgo.
  • Ventilación con presión positiva (CPAP), una técnica que puede utilizarse en las bronquiolitis más graves cuando se produce un fallo respiratorio inminente.

Métodos de prevención de la enfermedad

¿Cómo puedes evitar la bronquiolitis en los niños? Presta atención a los consejos que puedes seguir para mantener alejada la enfermedad:

  • Lávate bien las manos antes de coger al bebé o manipular sus cosas.
  • Limpia los juguetes que hayan estado en contacto con otros niños afectados.
  • Prolonga la lactancia materna como mínimo hasta los 6 meses de edad para que el bebé reciba anticuerpos que fortalezcan su sistema inmunitario.
  • Aleja al niño del humo del tabaco.
  • Procura que toda la familia use pañuelos desechables.
  • Si tu hijo ya se ha contagiado, informa a la Escuela Infantil lo antes posible y espera a que se recupere en casa.

Conclusión

La bronquiolitis es una enfermedad vírica que puede transcurrir de manera similar a un resfriado en caso de los adultos pero que puede requerir tratamientos específicos cuando se trata de niños pequeños, sobre todo si el paciente es un bebé lactante. Seguir las pautas del pediatra es esencial para su curación y la incorporación de medidas preventivas es de gran ayuda para proteger a los más pequeños de la enfermedad.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + diecinueve =