El bruxismo: síntomas, causas y soluciones

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

El bruxismo, sus síntomas, causas y tratamiento

El estrés puede ocasionar daños en tu dentadura. ¿Lo sabías? Nos referimos al bruxismo, una patología que afecta a los dientes y que muchas personas padecen sin saberlo.

En las siguientes líneas vamos a hablar del bruxismo y sus síntomas para ayudarte a identificar si tú estás entre ellas. Pero, ¿qué lo provoca? Te adelantamos que el estrés es la causa más frecuente, pero no la única. Afortunadamente, tiene solución, un sencillo tratamiento al que puedes acceder a través de tu seguro de salud. ¡Te lo contamos!

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es una patología que se caracteriza por rechinar los dientes o apretar la mandíbula, ejerciendo una presión innecesaria que puede resultar perjudicial. El bruxismo nocturno, mientras dormimos, es el más frecuente aunque el paciente también puede experimentar sus síntomas durante el día. En consecuencia, podrías sufrir desgaste de la dentadura, dolores en los músculos y cefaleas.

Así que si tiene los dientes muy gastados, por ejemplo, y no le encuentras explicación, es hora de que dejes de achacarlo a factores como tu cepillo de dientes. Hablamos de uno de los signos más relevantes del bruxismo.

Bruxismo en niños

El bruxismo en niños está especialmente vinculado al estrés, la ansiedad y la tensión emocional.

  • En la actualidad, los más pequeños con frecuencia tienen que acudir a gran cantidad de actividades extraescolares y hacer frente a largas jornadas de estudio por lo que no es extraño que, tal como afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca del 30% de los niños españoles siente que tiene estrés o ansiedad, un porcentaje que aumenta al 50% a partir de los 13 años.
  • Además, cabe destacar que hay estudios que relacionan el bruxismo con el sonambulismo o los terrores nocturnos, de tal forma que es posible que el bruxismo en niños se manifieste junto con alguno de ellos.

Causas y síntomas del bruxismo

El bruxismo puede tener causas muy diversas. Y, reconocer el origen, es muy importante porque, dependiendo del mismo, se pueden seguir tratamientos que eliminen o reduzcan el bruxismo al suprimir el motivo que lo origina.

  • Estrés y ansiedad: las causas de carácter psicológico son las más comunes. Los problemas cotidianos nos pueden producir una carga emocional que se manifieste en forma de bruxismo, especialmente al caer la noche.
  • Problemas en la boca: la rotura de piezas dentales o una mordida que no encaja bien pueden ser causas de bruxismo.
  • Trastornos del sueño: el insomnio, por ejemplo puede producir que la calidad del sueño no sea buena y origine tensión en la mandíbula.
  • Sustancias: las personas que consumen de forma regular tabaco, cafeína o alcohol tienen más probabilidades de sufrir bruxismo.

¿Cómo saber si tengo bruxismo? Síntomas

Es posible que tengas bruxismo si detectas alguno o varios de los siguientes síntomas:

  • Dolor muscular en el cuello, dolor de cabeza o dolores de mandíbula y dientes.
  • Desgaste de la dentadura, dientes rotos o esmalte debilitado.
  • Sensibilidad dental.
  • Cambios en la mordida.
  • Insomnio.
  • Problemas cervicales.

¿Cuál es el tratamiento del bruxismo?

El bruxismo tiene un tratamiento estrechamente relacionado con la causa que lo provoca. Sin embargo, eliminar el origen a veces puede ser un proceso de larga duración que puede acabar deteriorando nuestra dentadura de manera muy notable.

Pero, si quieres tratar el bruxismo, hay soluciones más inmediatas que puede proporcionarte tu dentista de confianza. La más frecuente es el uso de una férula de descarga que se coloca en la boca durante la noche para dormir. Se trata de un mecanismo que se adapta a tu cavidad bucal para evitar la fricción de unos dientes con otros.

Conclusiones

El bruxismo es una patología que puede dar lugar a un deterioro importante de la dentadura. Consiste en rechinar los dientes o ejercer presión con las mandíbulas de manera involuntaria, especialmente durante las horas de sueño. Cabe destacar que el bruxismo en niños es una manera que tienen lo más pequeños de manifestar el estrés, una de las principales causas también en adultos.

Por otra parte, si sufres cefaleas, dolores en la boca o musculares, puede que lo padezcas. Otros signos pueden ser el desgaste de los dientes, sensibilidad dental, cambios en la mordida, insomnio y problemas cervicales.

Lo ideal es que el bruxismo tenga un tratamiento focalizado en la erradicación de la causa que lo está originando y otro combinado que ejerza un efecto directo sobre la propia dentadura, que consiste en una férula diseñada a medida para evitar la fricción y la presión entre los dientes.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 2 =