Cálculo de la pensión alimenticia tras un divorcio

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3 basado en 2 valoraciones

calculo pension alimenticia

Cuando una pareja decide disolver su matrimonio, comienza un proceso que no implica solo dejar de compartir una vida. También hay que afrontar otros trámites, como un reparto equitativo de los bienes adquiridos durante el matrimonio o el cálculo de la pensión alimenticia si hay hijos a los que atender.

En este artículo nos centraremos en este último punto, respondiendo a cuestiones que probablemente te estés planteando si vas a iniciar, o estás iniciando, un proceso de divorcio.

¿En qué consiste la pensión alimenticia?

El término pensión alimenticia define todo aquello que un hijo necesita para subsistir: los gastos básicos de comida, ropa, vivienda, educación o asistencia médica, según recoge el artículo 124 del código civil.

Si bien es cierta, se trata de una definición algo simple, por lo que lo mejor es precisar de forma detallada todo lo que va a incluir, con el fin de evitar discusiones relacionadas con el cálculo de la pensión alimenticia.

Podemos dividir los conceptos en dos tipos: gastos ordinarios y extraordinarios. Los gastos ordinarios son todos aquellos que suceden con la misma frecuencia, y que se pueden calcular con facilidad. Por ejemplo:

  • Los gastos relacionados con la vivienda y los suministros de luz, agua, Internet, etc.
  • Alimentación de los menores, tanto si tienen alguna necesidad especial (alergias, intolerancias) como si no.
  • Ropa, incluyendo el calzado y los uniformes escolares.
  • Productos de higiene personal.
  • Gastos escolares como libros, matrícula o equipamiento.
  • Gastos para el cuidado de la salud como medicamentos prescritos por el médico de familia o especialista.
  • Ocio y entretenimiento habituales.

Algunos de estos gastos pueden tener variaciones, como el consumo de electricidad o los medicamentos, pero al ser periódicos y fáciles de prever, se puede hacer un cálculo de la pensión alimenticia que los incluya todos.

Aparte de estos gastos fijos, puede haber algunos gastos extraordinarios, que no se pueden prever y ocurren de forma esporádica, como comprar unas gafas para corregir problemas de visión o participar en excursiones y actividades extraescolares. En estos casos, al no estar incluidos en el cálculo de la pensión, se puede pedir la mitad del coste, siendo necesario el consentimiento de la ex pareja en función de si se trata o no de algo imprescindible.

Lo ideal es conseguir tomar decisiones de mutuo acuerdo, aunque puede que en algunos puntos no se logre un consenso y haya que recurrir a servicios jurídicos para que los tribunales dictaminen.

Algo importante es que no se debe confundir la pensión alimenticia con la pensión compensatoria. La primera está destinada al pago de los gastos que tienen los hijos, mientras que la segunda se concede al ex cónyuge que ha sido dependiente a nivel económico, o cuyos ingresos se ven mermados de forma significativa tras el divorcio, como cuando hay una separación de bienes. En ese caso, un juez puede determinar que se le debe pasar la pensión, siempre aparte de lo que se calcule en cuanto a pensión alimenticia.

Tabla de pensiones alimenticias

Aunque no se trata de un documento vinculante, el CGPJ ha publicado unas tablas para orientar a juristas e informar a la población en general al respecto.

En la tabla de pensiones alimenticias se parte de una situación convencional en la que los hijos no tienen ninguna necesidad especial, salvo la de que se cubran sus gastos debido a que son menores o económicamente dependientes de sus padres por alguna razón justificada como seguir estudiando a pesar de tener más de 16 años.

En el cálculo de la pensión no se tiene en cuenta gastos como la hipoteca o el alquiler de la vivienda donde residen los hijos, el pago de impuestos o similares. Tampoco se recogen el transporte escolar, el comedor u otros servicios si los menores tienen que hacer uso de ellos. Para calcular la cantidad será necesario añadirlos en función del modo en el que se vayan a repartir.

Cómo se realiza el cálculo de pensiones alimenticias

El cálculo de pensión alimenticia se realiza conforme a una serie de factores variables, como el número de hijos para los que se tiene que pasar la pensión, el nivel de ingresos de los padres o determinadas necesidades.
En concreto, los criterios que se utilizan para calcular una pensión alimenticia son los siguientes:

  • Ingresos de los dos progenitores, tanto si se trata de una custodia compartida como si es uno solo el que tiene la custodia total. En el primer caso, también se tiene en cuenta el tiempo que pasa con cada uno y quién es el padre obligado a pasar la pensión.
  • Número de hijos.
  • Necesidades básicas, de las que hemos hablado en el apartado anterior.
  • Necesidades especiales, como hijos con alguna enfermedad crónica o minusvalía que requiera cuidados específicos.
  • Lugar de residencia: la localidad específica en la que viven los niños.
  • Necesidades de los progenitores, como el pago de alquiler o compra de vivienda por parte del padre que no viva con los hijos, gastos propios de manutención, etc.

Lo más recomendable siempre es llegar a un acuerdo pacífico y presentar al juez un convenio regulador en el que se especifiquen las cantidades que el progenitor obligado pasará al ex cónyuge para atender las necesidades básicas de los hijos. Este lo revisará y determinará si está todo en orden.

En el caso de que no haya acuerdo, será el juez el que realice el cálculo de la pensión alimenticia, analizando cada caso de forma individual, escuchando las alegaciones de cada progenitor y determinando cuánto tiene que pasar el progenitor que corresponda. Para ello, se valdrá de la tabla a la que nos hemos referido antes y una calculadora de pensión de alimentos que también se ha creado con este fin.

La pensión alimenticia se actualiza cada año, como norma general teniendo en cuenta el IPC, aunque también se puede solicitar un nuevo cálculo si las circunstancias han cambiado, por ejemplo si el progenitor responsable pierde su empleo o surge una necesidad debido a que uno de los hijos padece una enfermedad que se convierte en crónica.

Calculadora de pensión de alimentos

Junto con la tabla de pensiones alimenticias, el CGPJ tiene una calculadora de pensión de alimentos muy fácil de usar.

En ella solo se tienen que rellenar los campos correspondientes, aportando todos los datos de la forma más específica posible. Una vez hecho esto, solo hay que darle a “Calcular” y se mostrará la aportación sugerida.

Puedes acceder a la calculadora de pensión de alimentos en este enlace. Así podrás hacerte una idea de lo que el juez determinará en el caso de calcular la pensión alimenticia. También es útil cuando quieres llegar a un acuerdo amistoso, porque te indica las cantidades que se consideran razonables en función de los ingresos y otros factores.

¿Cuándo se acaba la pensión?

Aunque lo habitual es pensar que la pensión alimenticia se termina cuando los hijos son mayores de edad, lo cierto es que no es así. Dependerá de si el progenitor sigue obligado a hacerlo. Algunas veces se fija un fin, como la llegada de la mayoría de edad o la conclusión de los estudios, mientras que otras veces necesitarás que un juez determine que ya no tienes la obligación de pasarla. En cualquier caso, la pensión alimenticia no puede ser indefinida y llegará un momento en el que se dé por concluida.

Si te encuentras en vías de separación, contar con un seguro de protección y defensa jurídica familiar como el que ofrecemos en Seguros Bilbao garantizará la protección tanto de tus derechos e intereses como los de tu familia.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − diez =