Cepillo de dientes eléctrico, ¿vale la pena usarlo?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 2 valoraciones

Pros y contras para elegir un cepillo eléctrico o manual

Tienes claro que la higiene bucal diaria es fundamental para mantener unos dientes sanos. Sin embargo, a la hora del cepillado nos puede surgir una pregunta interesante: ¿Es mejor un cepillo eléctrico o manual? La primera opción se ha puesto de moda entre los usuarios más sibaritas, pero ¿es realmente bueno usar un cepillo de dientes eléctrico? En este post vamos a ver las ventajas de cada modalidad para ayudarte a elegir.

Ventajas y desventajas del cepillo dental eléctrico

El uso de un cepillo de dientes eléctrico tiene importantes ventajas. Si todavía no lo has probado, te las contamos:

  • Gracias a su cabezal rotatorio es más eficaz a la hora de eliminar la placa
    bacteriana y prevenir la caries. Te proporcionan una limpieza más profunda.
  • Habitualmente se componen de un mango de la longitud adecuada que te
    permite llegar a todos los rincones de la boca.
  • Ejercen más presión sobre las piezas dentales sin necesidad de que realices tú
    el esfuerzo.
  • Cuando las cerdas estén deterioradas, solo tienes que cambiar el cabezal, no
    tienes que comprar otro cepillo.

Por otra parte, el cepillo dental eléctrico tiene una serie de desventajas que es
conveniente que sopeses:

  • ¿Tienes brackets? En ese caso, no es muy aconsejable, ya que podría hacer que
    se desprenda algún alambre.
  • Si tienes las encías sensibles es posible que te cause molestias durante el
    cepillado.
  • Su precio. Requiere un desembolso inicial mayor y de todas formas tendrás que
    cambiar el cabezal, tal como hemos detallado.
  • Un cepillo de dientes eléctrico es recargable, por lo que deberás revisar si
    tiene la batería suficiente antes de usarlo.

Ventajas y desventajas del cepillo de dientes manual

Para poder valorar todas las opciones, vamos a detenernos también en el cepillo de
dientes manual. Puede que lo consideres algo incómodo y nunca te hayas parado a
pensar en sus ventajas, pero la realidad es que puede aportarte más beneficios de lo
que aparenta:

  • Es más manejable y ligero. Tienes una sensación más liviana mientras te
    cepillas y puedes dedicarle más tiempo.
  • Tienes a tu disposición cepillos manuales con diferentes tipos de cerdas. Si
    tienes las encías sensibles, puedes elegir uno de menor dureza.
  • Te proporciona un mayor control sobre la velocidad y la presión en el cepillado,
    por lo que puedes cuidar mejor determinadas zonas sensibles.
  • Es apto para personas con ortodoncias o que se han sometido recientemente a
    una operación bucodental.
  • Sus características generales lo hacen perfecto para niños de corta edad.

¿Te resulta atractivo el uso de un cepillo de dientes manual? Ahora te detallamos sus
desventajas para que también las tengas en consideración:

  • El cabezal suele ser demasiado grande como para llegar a determinados rincones de la boca.
  • Requiere destreza y dedicarle más tiempo para realizar un buen cepillado. Luego, hay más riesgo de que se queden restos perjudiciales para la salud dental.
  • Necesita ser reemplazado cada tres meses para evitar la acumulación de
    bacterias.

Conclusiones

En definitiva, el tipo de cepillo con el que te cepillas los dientes es una decisión muy
personal. Elegir uno u otro depende, sobre todo, de las características de tu boca.

En líneas generales, si no tienes grandes problemas de salud bucodental, te podría
convenir más un cepillo dental eléctrico, ya que es capaz de realizar una limpieza más
intensa sin que le dediques mucho esfuerzo y así prevenir la acumulación de sarro y
con ella complicaciones de caries en un futuro. Sin embargo, aunque tengas una boca
perfecta, si estás convencido de que manejas con soltura el cepillo de dientes manual,
este puede ser una opción excelente en caso de que te suponga un inconveniente la
recarga de uno eléctrico.

En cualquier caso, recuerda que es tu dentista quien debe valorar el estado general de
tu boca al menos una vez al año. Si cuenta con un seguro de salud y cuidado personal,
tienes una revisión gratuita al año.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + diecinueve =