¿Es bueno comer sal?, ¿tomas más de 5g al día?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

comer sal

A lo largo de la historia, la sal ha sido muy importante para el ser humano, incluso ha servido como método de pago. Tal vez por eso, comer sal es algo cotidiano así como la acción de tomar el salero que hay sobre la mesa para potenciar el sabor de las comidas.

Sin embargo, el consumo de sal diario está bastante por encima de las recomendaciones que se dan como saludables, tanto en España como en casi todo el mundo.

Este es un tema que nos debe preocupar a todos, ya que el consumo excesivo de sal y la hipertensión tienen bastante relación. Teniendo en cuenta que es una de las máximas responsables de fallecimientos por problemas de salud, reducir el consumo de sal se hace bastante necesario.

¿Cuántos gramos de sal al día se deben consumir?

En la actualidad, la OMS recomienda no exceder los 5 gramos de sal al día, que es más o menos la cantidad que entra en una cucharadita de té.

Según esta misma organización, consumimos alrededor del doble de esa cantidad, por lo que es importante saber cómo reducir la sal para comer de forma saludable. De este modo, se calcula que el número de muertes podría reducirse en 2 millones y medio al año, tan solo ajustando el consumo de sal diario a los niveles indicados.

¿Nos afecta igual a todos?

Padecer enfermedades cardiovasculares depende en buena medida de tener unos hábitos de alimentación más o menos saludables. Por ello, cosas como saber cuántos gramos de sal al día son los adecuados puede marcar la diferencia entre sufrir problemas de tensión o tener una mejor salud.

Lo mejor es empezar en la infancia y aplicar unas pautas de alimentación equilibradas, aunque si no se han seguido, cuanto antes se cambien los hábitos, mucho mejor.

Además, la sal para enfermos del corazón es potencialmente peligrosa. Por ello, lo normal es que se elimine de la dieta de alguien que padece algún problema cardíaco o de circulación.

¿Cómo reducir la sal en nuestra alimentación?

Reducir el consumo de sal diario requiere un buen control de lo que se come porque mucha de la sal que ingerimos no la añadimos nosotros, sino que procede de alimentos preparados como los ultraprocesados, que en muchos casos constituyen la alimentación principal de personas solas o con un ritmo de vida acelerado.

Apostar por comida casera es una de las formas de reducir la cantidad de sal que tomamos, ya que es mucho más fácil controlarla. Si es posible, en lugar de sazonar con sal, es mejor utilizar especias para potenciar el sabor de un modo más saludable.

También es importante mirar las etiquetas de los productos y escoger los que tengan un contenido menor de sal, entre otros componentes como las grasas o el azúcar.

Otra medida es evitar los aperitivos salados y los embutidos, o al menos no abusar de ellos, al igual que las salsas envasadas. No llevar el salero a la mesa también puede ayudarnos a evitar superar los 5 gramos de sal diarios.

Cocinar con menos sal no implica renunciar al sabor

Si logramos reducir o incluso eliminar su consumo, el riesgo de sufrir hipertensión será mínimo. Por eso en todo lo que respecta a la sal, la OMS apuesta por controlar su ingesta. Esto no significa que la comida tenga que estar insípida, ya que hay muchas formas de dar sabor a las recetas sin tener que recurrir al salero.

Además, es muy importante mantener unas pautas saludables. De poco servirá comer menos sal si luego llevas una vida sedentaria. El equilibrio es la mejor manera de cuidarte.

Hablando de cuidarse, con el seguro de asistencia sanitaria de Seguros Bilbao cuentas con un amplio equipo de profesionales de salud, incluyendo expertos en nutrición y asesoramiento que te ayudarán a mejorar tus hábitos.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *