Cómo alquilar un piso a estudiantes y no arrepentirse

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

alquilarpisoestudiantes

Cómo alquilar un piso a estudiantes y no arrepentirse

El alquiler a estudiantes puede resultar más beneficioso de lo que aparenta. Sin embargo, se han popularizado algunos prejuicios a la hora de alquilar una vivienda a gente joven como: “se van a ir sin pagar y me van a dejar todo destrozado”.

Lo que quizás no sabías, es que el perfil del estudiante es uno de los más seguros para garantizar el pago del alquiler, según Uniplaces, ya que en realidad sus padres son los que realmente salen al frente del importe el 80% de las veces. Además, se trata de un alquiler bastante estable, ya que los estudiantes suelen quedarse en la misma vivienda durante gran parte o la totalidad del tiempo que duren sus estudios.

En este post se ofrece la información más relevante para saber cómo alquilar un piso a estudiantes, generando una buena relación con ellos y disfrutar de todos sus beneficios.

Consejos para generar “buen rollo” con inquilinos que estudian

Si quieres empezar con buen pie el arrendamiento de tu vivienda lo ideal es que elabores un buen contrato de alquiler para estudiantes, detallando las condiciones para evitar conflictos en el futuro.

Incluye los gastos en el precio del alquiler

Recuerda incluir la mensualidad, el importe de la fianza, la fecha de su devolución y la duración del contrato. Además, los estudiantes tienen como preferencia los contratos de alquiler con los gastos incluidos, así que especifica también cuáles recoge ya el precio.

Ofrece mobiliario útil

Los estudiantes valoran mucho que la vivienda contenga el mobiliario para cubrir sus necesidades. No les compensa comprarlo para el tiempo que van a estar. Si ofreces un buen escritorio en una habitación iluminada y bien cuidado ellos serán más propensos a cuidarlo también. Es aconsejable hacer un inventario donde figuren los enseres y el menaje de la vivienda, así como las condiciones de entrega.

Haz un inventario

Haz una lista con el estado del mobiliario y las paredes. En el caso de entregar el piso con utensilios y muebles, también inclúyelos en el listado. Por otro lado, también es recomendable sacar fotografías de todo el apartamento e incluirlas en el inventario.

Incluye servicio de limpieza

Incluir servicio de limpieza de las zonas comunes es algo también bastante valorado por los estudiantes y por lo que están dispuestos a pagar un poco más en muchas ocasiones. Además, puede servir para evitar discusiones en el futuro.

Cuenta con un seguro de hogar de calidad

Si tienes un seguro de hogar en la vivienda que alquilas estarás respaldado ante posibles imprevistos. Además, facilita tener la casa siempre a punto y tus inquilinos te lo agradecerán. Seguros Bilbao te ofrece un seguro de hogar que se adapta a la perfección a viviendas en alquiler. Puedes contactar con un agente de la compañía para iniciar el proceso de contratación de la póliza, guiarte de manera personalizada y así garantizar un seguro 100% a tu medida.

Establece tus límites

Es aconsejable añadir cláusulas que especifiquen aspectos como las normas de convivencia con el resto de los vecinos y establecer los límites que creas necesarios como la presencia de mascotas, humo de tabaco o número de invitados. Estarás en tu derecho de proceder al desahucio si dejas constancia por escrito de que así se hará por incumplimiento reiterado de estas reglas.

Las claves del contrato de alquiler para estudiantes

Además, un aspecto importante antes de redactar un contrato de alquiler para un piso de estudiantes es decidir si quieres alquilar el piso completo a un grupo de amigos o bien si quieres alquilar el piso por habitaciones. Ambas formas tienen sus pros y sus contras y tienen consecuencias distintas. A continuación, se explican los detalles de cada modalidad de contrato.

Alquilar el piso completo

El alquiler para estudiantes de un piso completo se rige según la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y el inquilino tiene mayor protección que si alquila solo una habitación. Si eliges esta opción, es importante que te fijes en ciertas consideraciones:

Las normas y las cláusulas deben quedar reflejadas por escrito en el contrato.

El tiempo de duración puede ser menor al año, pero debe especificarse en el documento, junto con el motivo de esa temporalidad.

Si no se detalla la causa de la duración, el contrato tendrá la temporalidad que marca la LAU.

Es muy importante que exijas que solo uno de los estudiantes se haga responsable de la totalidad de la renta, así evitarás problemas en relación a impagos que pueden surgir con alguno o varios de los ocupantes.

Es aconsejable que solicites una persona que figure como fiador que a menudo suele ser algún progenitor de uno de los estudiantes.

Alquilar por habitaciones

Alquilar cada habitación a estudiantes es una excelente alternativa, ya que el 92% de ellos comparte vivienda, de acuerdo con Uniplaces. La ventaja para el propietario es una mayor rentabilidad y además supone un ahorro para el inquilino. Las consideraciones más importantes que debes tener en cuenta son las siguientes:

El contrato no se rige por la LAU, sino por el código civil.

La temporalidad es el resultado del pacto de ambas partes y el propietario no está obligado a prórrogas.

La fecha de inicio y de fin, así como el importe de la renta y la forma de pago deberán especificarse en el contrato. Igualmente se detallará la habitación que le corresponde al inquilino.

Es importante que incluyas una cláusula que incluya expresamente la prohibición de subarrendar la habitación.

Si este artículo te ha parecido interesante, síguenos en Facebook y Twitter para estar a la última en otros temas similares.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 17 =