¿Cómo cambiar la cinta de una persiana?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 2 basado en 1 valoraciones

cómo cambiar la cinta de una persiana

Cambiar la correa de una persiana es algo que podemos hacer nosotros mismos, si sabemos cómo. A continuación te explicamos cuáles son los pasos a seguir. Sin embargo es tedioso y hace falta cargarse de mucha paciencia y tener destreza para que el resultado final sea satisfactorio, por eso puede ser útil contar con la ayuda de un profesional.

Cómo cambiar la cinta de una persiana, paso a paso

Antes de ponerte manos a la obra, debes asegurarte de que el problema esté en la cinta. Cuando una persiana se estropea, puede ser por varias razones: que se necesite cambiar el recogedor, que haya alguna lama rota o, que, efectivamente, sea necesario sustituir la cinta.

Desde Seguros Bilbao te indicamos, paso a paso, cómo cambiar la cinta de una persiana.

Desmontar la persiana

  • Deberás quitar la tapa del cajón de la persiana y retirar las cintas de sujeción que une la última lama al eje.
  • Desmonta el recogedor con la ayuda de un destornillador.
  • Desmonta el punto de anclaje para soltar la cinta. Puedes utilizar unas tenazas.
  • Retirar la cinta antigua tirando desde la parte superior del mecanismo, en el eje.
  • Limpia el eje, comprueba que quede nivelado y quita la cinta del anclaje que tenga en el rodillo.

Sustituir las piezas deterioradas o rotas

  • Si es necesario, sustituye la lama rota, soportes del eje, recogedor, pasador de cinta…

Cambiar la correa de la persiana

  • Coloca la última lama de la persiana y sujetala al eje con cintas.
  • Deja el eje en su lugar original comprobando el nivel y el rodamiento. Atornilla las cintas para garantizar su sujeción. Si el sistema de sujeción son flejes, debes colocarlos en el lugar indicado.
  • Introduce la cinta por el pasacintas, en primer lugar por el hueco superior. Mide el espacio que hay hasta el hueco inferior y multiplica por tres para saber cuánta cinta debes dejar suelta.
  • Importante, no olvides comprobar que la persiana baja y sube correctamente antes de volver a montarlo todo.

Alternativas

Si necesitamos reparar una persiana, podemos aprovechar para hacerla más funcional y decantarnos por otra alternativa como es la automatización; aunque es una labor aún más pesada y que requiere bastante maña. Lo lógico es que, de esta manera, se estropee con menor frecuencia.

Sin lugar a dudas, cuando una persiana se atasca o se rompe la alternativa más cómoda y segura, con la que obtendrás un mejor resultado, es contar con profesionales especializados en esta tarea. Una opción recomendable para solventar este tipo de averías es la de apoyarse en un seguro de hogar que cuente con un servicio de reparación 24 horas con toda la cobertura que necesitas para que no tengas que preocuparte por nada.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 12 =