Manual definitivo para controlar el estrés

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones
  • Vivimos vidas frenéticas y exigentes, que ponen a prueba cada día nuestro cuerpo y nuestra mente, teniendo como resultado el estrés.
  • Hay que tener en cuenta que cada persona reacciona de manera diferente a una misma situación, por lo que las causas del estrés pueden ser distintas para unas y otras.
  • El ritmo de vida de la sociedad es frenético, pero hay muchas técnicas con las que podemos aliviar las consecuencias del estrés.
(Última actualización 19 de junio de 2020)

Uno de los problemas que más afectan a nuestra sociedad es el estrés. Vivimos vidas frenéticas y exigentes, que ponen a prueba cada día nuestro cuerpo y nuestra mente. A esto se suman situaciones inesperadas como la pandemia del COVID-19, que aumentan la presión a la que nos vemos sometidos tanto a nivel personal como en el ámbito laboral.

La respuesta a este escenario es lo que conocemos como estrés, una serie de sensaciones que pueden causar incluso síntomas físicos. Saber cómo controlar el estrés te ayudará a proteger tu salud, y te otorgará la fuerza suficiente para hacer frente a nuevos proyectos y retos.

Causas del estrés

Cualquier cambio de rutina puede provocar estrés. Hay que tener en cuenta que cada persona reacciona de manera diferente a una misma situación, por lo que las causas del estrés pueden ser distintas para unas y otras.
Hay personas que se estresan por situaciones normales en la vida, como la jubilación o el nacimiento de un hijo. Otras sufren estrés cuando se encuentran ante hechos graves como un despido, un divorcio, la muerte de un ser querido o una alerta como la del coronavirus. Durante la pandemia se ha registrado, de hecho, un aumento de los casos de estrés debido a muchos factores, como el temor a sufrir un contagio, el exceso de información, el aislamiento social o la incertidumbre en cuanto al trabajo o la economía.

Existen diferentes tipos de estrés; Rutina, eventos traumáticos o motivos físicos son algunas de las causas.

También existen causas del estrés cuyo origen es físico, como el exceso de ruido, posturas inadecuadas, falta de sueño o exponerse a determinados productos químicos. Aunque son desconocidas por muchos, es importante tenerlas presentes, ya que puede darse el caso de que padezca estrés pero no existan factores emocionales aparentes.

¿Cómo evitar el estrés?

El estrés puede provocar problemas físicos o empeorar los que ya tenemos. Por ello, es fundamental poner todas las medidas a nuestro alcance para evitarlo.¿Es bastante más fácil decirlo que hacerlo, verdad? Vamos a ello.

Lo primero que debes hacer es identificar las causas del estrés que sufres, porque como hemos dicho son diferentes para cada persona. Una vez que las conozcas, necesitas tratar de eliminarlas o al menos aprender a afrontarlas de un modo que no te provoque tanta ansiedad. Habrá algunas que podrás borrar por completo, pero otras se escaparán de tu control, y son las más peligrosas por motivos evidentes. Con estas últimas necesitarás trabajar de forma más intensa, a veces recurriendo a ayuda profesional para que valore las consecuencias y el origen de tus problemas y te dé algunas pautas sobre cómo combatir el estrés y la ansiedad en tu caso.

Sea como sea, hay algunas cosas que puedes hacer para controlar el estrés, y aliviar sus consecuencias:

  1. Márcate metas realistas en tu vida personal y laboral. Si intentas hacer cosas imposibles, solo conseguirás aumentar tu frustración y empeorar. En cambio, si marcas objetivos alcanzables, según los vayas cumpliendo sentirás satisfacción, y esa sensación te estimulará a continuar avanzando hacia otras metas.
  2. Aprende a programar tus actividades. De este modo, podrás tener mayor control sobre lo que tienes que hacer, reduciendo la ansiedad y los nervios. Esto incluye también saber decir que NO cuando sea necesario. A nivel de estrés laboral, soluciones como la buena planificación son imprescindibles y muy efectivas.
  3. A la hora de hacer frente a los problemas, la mejor estrategia para combatir el estrés comienza por una buena comunicación. Expresarte con educación te ayudará a conseguir tus objetivos, mantener la calma y aliviar hasta cierto grado los nervios.
  4. También necesitas combinar las técnicas para controlar el estrés con ejercicio físico diario. Esto te ayuda a reducir la tensión, tanto a nivel físico como mental, y conseguir un mejor equilibrio emocional. Se sabe que quienes mantienen una vida activa tienen menos peligro de padecer estrés, o al menos lo sufren de un modo menos intenso que quienes llevan una vida sedentaria.
  5. Deja a un lado hábitos nocivos como el consumo excesivo de alcohol, el tabaco o demasiada cafeína. Estas sustancias son contraproducentes cuando buscas cómo combatir el estrés. Puedes cambiar las bebidas excitantes por otras que te ayuden, como infusiones o zumos naturales.
  6. También es fundamental descansar lo suficiente. Necesitas dormir entre 6 y 8 horas todas las noches, y hacerlo de un modo que te ayude a relajarte. Si la ansiedad te impide conciliar el sueño, prueba con unos ejercicios de relajación antes de irte a la cama.
  7. Sigue una alimentación equilibrada. Si comes demasiado o tienes digestiones muy pesadas, tu cuerpo sufrirá estrés físico y contribuirá a aumentar el emocional. Procura mantener una buena dieta, con alimentos de fácil asimilación, y notarás cómo estás más tranquilo.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Técnicas para controlar el estrés

Es evidente que todo esto solo reducirá el estrés, pero no acabará con él por completo. De hecho, cierto grado de estrés es necesario. Lo que hay que hacer es saber controlarlo para que no se convierta en un problema.

Aquí tienes algunas técnicas para controlar el estrés que te pueden ayudar:

  1. Anota en un diario los momentos en los que sientes más estrés. Esto te permitirá identificar las situaciones que hacen que los niveles aumenten, y podrás tomar alguna medida al respecto.
  2. Haz ejercicios de respiración cuanto sientas que la ansiedad aumenta. Una serie de respiraciones lentas y profundas reduce el estrés en cualquier momento. Párate y respira.
  3. Tener una afición es otro gran recurso si buscas cómo combatir el estrés y la ansiedad. Cuidar de un jardín, hacer puzzles, escuchar música o pintar te permiten desconectar y dejar a un lado las preocupaciones. Y después de un rato, hasta puede que te des cuenta de que la situación no era tan grave.
  4. Sonríe. No desestimes el poder que tiene una gran sonrisa, porque a veces solo necesitarás mirarte al espejo y ver tu cara alegre para sentirte mejor. Si puedes, suelta una carcajada, porque tu cuerpo se relajará y generará endorfinas que reducen el estrés.
  5. Acepta que hay cosas que no vas a poder cambiar hagas lo que hagas. No te centres en lo que se escapa de tu control, porque solo lograrás aumentar tus niveles de ansiedad. En lugar de ello, oriéntate hacia lo que puedes manejar, y asume que no puedes ejercer presión sobre todo lo que te rodea.
  6. Las relaciones personales ayudan a reducir la ansiedad. No te aísles si sientes que padeces de estrés, porque solo conseguirás que empeore.
  7. Si la situación es extrema, reconoce que necesitas ayuda y ponte en manos de un profesional. Hablar con un especialista no significa rendirse, sino todo lo contrario. A menudo, tener una visión desde otra perspectiva te permite reducir las causas del estrés, y contarle a alguien cómo te sientes puede ser tu mejor terapia.

Conclusiones

El estrés es una reacción de nuestro organismo que nos ha sirve como defensa ante una situación inesperada. Sin embargo, un nivel excesivo puede resultar muy perjudicial. El ritmo de vida que llevamos en nuestra sociedad no ayuda, pero hay muchas técnicas con las que podemos aliviar sus consecuencias.

Si te estás preguntando cómo controlar el estrés y sientes que se está convirtiendo en un problema grave, toma medidas cuanto antes para combatirlo. No lo puedes eliminar por completo, pero sí controlarlo y utilizarlo en tu beneficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 3 =