¿Cómo cuidar la piel ante el uso de geles desinfectantes y mascarillas?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 2.7 basado en 3 valoraciones

El cuidado de la piel tras el uso de gel desinfectante y mascarillas higiénicas

La pandemia mundial por la que estamos pasando nos está obligando a extremar las medidas higiénicas y de protección para evitar al máximo los contagios. Una de estas medidas es utilizar geles desinfectantes cuando no tenemos agua y jabón cerca, y mascarillas en zonas en las que no se puede mantener el distanciamiento recomendado de dos metros.

No hay duda de que el cuidado de la salud es muy importante, aunque el uso continuado de estas soluciones puede hacer mella en la piel. Los geles desinfectantes tienen un 70% de alcohol, por lo que resecan mucho las manos. Incluso las mascarillas pueden generar unas condiciones que no son las idóneas para la piel, haciendo que la zona que protegen también presente reacciones indeseadas.

¿Cómo cuidar la piel del cuerpo y la cara tras el uso de geles y mascarillas? Veamos algunas formas de hacerlo.

¿Cómo cuidar la piel tras la aplicación de gel desinfectante?

El lavado de manos es una práctica de higiene habitual, aunque desde la aparición del COVID-19 ha aumentado su frecuencia. Lo mismo ha ocurrido con el uso de gel hidroalcohólico cuando no hay agua y jabón cerca, cuya demanda ha llevado incluso a que en algunos supermercados se agotara cada día pocos minutos después de abrir sus puertas.

No obstante, aunque es fundamental extremar nuestras pautas de higiene, la composición de estos geles puede resecar mucho, por lo que es importante saber cómo hidratar la piel seca. A continuación, te damos algunas pautas para cuidar la piel tras la aplicación del gel desinfectante:

  1. El primer paso para cuidar la piel es asegurarse de estar usando antisépticos autorizados.
  2. Para reducir el efecto que produce el uso continuado de gel desinfectante, después de lavarte las manos aplícate una crema hidratante. No importa si no vas a hacer nada durante un rato, como cuando te vas a dormir o te sientas en el sofá a ver la tele.
  3. Si notas que el grado de sequedad que tienes es bastante profundo, aplica una capa algo más gruesa de crema, como si fuera una mascarilla, y cubre con un guante de algodón para que se hidraten mejor.
  4. Además de las manos es importante saber cómo cuidar la piel del cuerpo. Aunque no uses el gel, también puede resecarse, y es necesario aplicar un tratamiento adecuado.
  5. Lo mejor es exfoliar la piel, para eliminar las células muertas y que se oxigene. Puedes usar un producto específico o una mezcla de sal y aceite de oliva. Antes de aplicarlo humedece la piel, por ejemplo, bajo la ducha, y frota con suavidad por todo el cuerpo. Luego aclara para eliminar todo el producto y acaba con una buena crema hidratante. Notarás como tu piel está mucho más suave y cuidada.
  6. A la hora de escoger tanto el gel como las cremas hidratantes que utilices, elige las que tengan menos compuestos químicos, como perfumes y parabenos. Estos compuestos también pueden afectarte, y precisamente una de las formas más efectivas de cuidar la piel es la prevención.
  7. Por último, beber mucho agua. Igual que la piel necesita estar correctamente nutrida también necesita estar debidamente hidratada para mantenerse limpia, sana

¿Cómo hidratar la cara tras el uso de mascarillas?

El uso continuado de mascarillas también puede causar problemas en tu piel, al crear unas condiciones poco idóneas para ella. Algunas personas sufren de dermatitis, sequedad, eccemas e incluso rosácea.

Para prevenir estos y otros problemas, después de usar mascarillas higiénicas necesitas dar un respiro a tu piel. Limpia bien toda la cara con agua fría, porque el agua caliente reseca, y aplica un poco de tónico, dando un suave masaje para que se absorba bien. Además, igual de importante es limpiar y desinfectar las mascarillas reutilizables con detergente y lejía.

Una vez limpia y tonificada, toca saber cómo hidratar la cara seca y paliar los efectos del uso de la mascarilla. Para ello hay que restaurar la humedad natural de la piel con una crema específica según sea su tipo. Haz hincapié sobre todo en la zona de los pómulos, la parte superior de la nariz y la barbilla. Y no descuides la parte de atrás del cuello y las orejas, porque las gomas pueden rozar y hacer daño.

Conclusiones

Saber cómo cuidar la piel y reducir los efectos que causan las medidas contra el contagio es algo esencial para que no tengas problemas a medio y largo plazo. El uso de cremas hidratantes de buena calidad, además de beber agua a menudo, te ayudará a evitar que los geles desinfectantes y las mascarillas hagan mella en tu piel.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 2 =