Cómo hacer una dieta sin caer en estos 10 errores

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.5 basado en 4 valoraciones

Cómo hacer una dieta sin caer en estos diez errores

Ponerse a dieta es una de esas cosas que todos hemos hecho alguna vez, o la haremos en el futuro. Por una u otra razón, sentimos que necesitamos cambios en nuestro cuerpo, y las dietas son, sin duda, la mejor alternativa.

No obstante, los errores al hacer dieta son bastante comunes. Lo mismo ocurre a la hora de seguir planes de alimentación poco saludables, que en lugar de ayudar a controlar el peso generan problemas a medio y largo plazo.

En este artículo vamos a repasar los errores más comunes y veremos cómo hacer una dieta saludable, que nos ayude a controlar el peso sin que afecte de forma negativa a nuestra salud. En todo caso recuerda la importancia de hacerlo bajo la supervisión de un profesional. Disponer de un Seguro de cuidado personal puede ser una buena opción.

Errores al hacer dieta

La verdad es que alrededor de las dietas hay muchos mitos y errores que debemos apartar, estos son los 10 más comunes:

  1. Saltarse comidas. Algunas personas todavía piensan que dejar de hacer alguna de las comidas principales del día les ayudará a reducir su peso. Sin embargo, esto causa el efecto contrario porque el metabolismo se ralentiza, y cuando llega la siguiente comida el organismo no es capaz de asimilar de forma adecuada los nutrientes. Además, el cuerpo trata de almacenar reservas por si acaso se vuelve a quedar sin ellas, de modo que en lugar de reducir tu peso puedes llegar a aumentarlo.
  2. Obsesionarse con las cantidades. Ponerse a dieta no significa limitar las raciones a niveles ridículos, sino comer cantidades normales de forma equilibrada. No, no hay que pasar hambre cuando estás a dieta, salvo en situaciones extremas.
  3. Seguir una alimentación poco variada. Si te limitas a comer solo determinados grupos de alimentos, te costará mucho continuar con la dieta. Además, puede que sufras carencia de ciertos nutrientes.
  4. Subir a la báscula cada día. Una de los ejemplos de cómo hacer dieta se convierte en una tortura es cuando piensas en a diario en el peso que estás perdiendo. Si lo haces no verás resultados y te acabará generando gran frustración. En lugar de eso, pésate cada 2 semanas, verás tu progreso y tendrás ganas de continuar.
  5. Cortar con los “caprichos” de forma radical. Siempre que lo hagas de forma controlada, puedes permitirte algún antojo, como un poco de chocolate o un dulce. Eso te permitirá seguir con la dieta durante más tiempo.
  6. Darse atracones y castigarse después. Lo contrario también es uno de los errores al hacer dieta más habituales. Ceder a la tentación y después castigarte sin comer el resto del día no hará más que frustrarte y frenar el metabolismo. Mejor sigue con tu plan y retoma la dieta cuanto antes.
  7. Ser poco realista. Por mucho que lo intentes, en un par de meses no vas a perder los kilos acumulados en años. Tampoco puedes ponerte como objetivo un peso que nunca has tenido. Lo mejor es ponerte en manos de un especialista que te oriente.
  8. No hacer deporte. La manera más eficaz de hacer dieta es combinarla con ejercicio. No puedes pretender bajar de peso solo comiendo poco y pasando el día en el sofá. Tienes que hacer un poco de deporte al menos 3 veces por semana.
  9. Seguir la dieta de otra persona. Este es otro error muy habitual, y peligroso. Puede que a tu amigo o amiga le esté yendo genial con su dieta, pero esto no significa que te vaya a funcionar igual a ti. Puede que incluso te cause problemas como anemia, falta o exceso de ciertos nutrientes. Lo mejor, como hemos dicho en el punto 7, es que sigas las recomendaciones de un dietista tras analizarte.
  10. Huye de la clásica “dieta milagro”. Hablemos un poco de este grave error.

Dietas milagro: ¿qué son?

Ponerse a dieta y seguir una de las denominadas dietas milagro es un error muy frecuente y peligroso. ¿Pero qué es en realidad una dieta milagro?

Se conoce como dieta milagro al plan de alimentación que no tiene apoyo científico ni control por parte de un profesional. A veces consigue bajar de peso de forma drástica y en poco tiempo, pero puede causar daños importantes. Así como el temido “efecto rebote”, que no es más que volver a ganar el peso perdido, casi siempre con unos cuantos kilos más.

Estas dietas suelen estar acompañadas de suplementos muy caros, que los prescriptores presentan como el acompañamiento imprescindible para perder peso de verdad. No obstante, casi nunca vienen avalados por informes fiables acerca de su efectividad.

Una dieta saludable es posible

En resumen, hacer una dieta no tiene por qué ser un sacrificio excesivo. Tampoco es algo que se pueda tomar a la ligera, ya que el organismo necesita unas pautas adecuadas de alimentación y ejercicio.

Si necesitas ponerte a dieta, lo mejor es confiar en profesionales y dejar a un lado los errores de los que acabamos de hablar.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + siete =