Cómo proteger una marca de un negocio

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 4 valoraciones

como proteger una marca

Los comienzos son siempre apasionantes y uno de los aspectos más ilusionantes a la hora de emprender un negocio es ponerle nombre. ¡Al fin conseguiste llegar a uno con gancho, único, sonoro y que define a la perfección tu producto!

En ese instante tienes en tu mano algo realmente valioso al que le darás una publicidad tremenda para darte a conocer, generar una buena imagen de marca y vender. Seguramente también habrás creado un logo que te identifique y puede que incluso hayas invertido ya algo de dinero para diseñarlo.

Pero una vez que lo tienes todo listo y empiezas a mover tu negocio corres el riesgo de que te plagien tanto el nombre como tu logotipo, por lo que es fundamental saber cómo proteger una marca para que cualquier intento de aprovecharse de tu imagen caiga en saco roto.

El procedimiento sobre cómo registrar una marca

Cuando vayas a registrar tu marca es importante que distingas tres elementos básicos que van a conformarla: la denominación social, el nombre comercial y el logo.

Un ejemplo de denominación social es Inditex SA y, asociadas a esta puedes registrar varios nombres comerciales. El grupo Inditex cuenta con Zara, Beshka, Oysho y Stradivarius, entre otros. Al mismo tiempo, puedes registrar un logo diferente para cada nombre comercial, generando así una imagen de marca para cada caso.

Una vez aclarados estos conceptos, a continuación, te detallamos cómo registrar una marca, paso a paso.

1. Comprobar si ya está registrada

En primer lugar, deberás comprobar si tanto tu denominación social como el nombre comercial que has elegido están disponibles. Puedes hacerlo consultando la base de datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

2. Presentar la solicitud y abonar las tasas

El siguiente paso para registrar una marca es presentar la solicitud y abonar las tasas correspondientes. La solicitud se puede realizar de manera presencial o en formato online.

Si decides iniciar el trámite presencialmente, debes rellenar el formulario de solicitud de registro de marca con los datos sobre la propia marca, la persona interesada y el representante, si lo hubiera. Una vez que hayas abonado las tasas, debes dirigirte a la OEPM con dos documentos: el formulario completo y el justificante de pago. Puedes entregarlos en cualquiera de los Centros Regionales de Información de Propiedad Industrial o bien en una oficina de Correos. Si eliges la segunda opción debes entregar la documentación mediante correo certificado, con acuse de recibo y en un sobre sin cerrar.

En cambio, para realizar el registro de una marca vía online, debes hacerlo a través de la Sede Electrónica de la OEPM y seguir los pasos indicados.

3. Revisión y posibles modificaciones

Cuando hayas presentado la documentación se revisará si hay algún error en los datos y, sobre todo, si pueden afectar a los derechos de otros. En caso de que sea necesaria alguna modificación, te darán un plazo determinado para realizarla.

4. Confirmación del registro

La confirmación del registro de una marca a nivel nacional se produce después de aproximadamente un año. Este periodo de tiempo puede alargarse hasta casi dos años si se requieren modificaciones. Una vez que tengas tu marca registrada, vale para diez años y después puedes seguir renovándola cada década de manera indefinida.

La vulnerabilidad del derecho de la propiedad intelectual en internet

Aunque tengas tu marca registrada legalmente, es importante que la utilices en internet cuanto antes, marcando el territorio para que otros no se te adelanten.

Es esencial comprar un dominio con ese nombre y si alguien ya lo ha hecho, puedes reclamarlo. Lo mismo ocurre con el uso de tu marca en otras plataformas como foros y redes sociales. Si abres perfiles con tu nombre y tu logo antes que nadie evitarás posibles conflictos con otras personas que puedan intentar plagiarte.

En caso de que veas vulnerado tu derecho a la propiedad intelectual, recuerda que puedes recurrir al asesoramiento jurídico que te ofrece un buen seguro para pymes como el de Seguros Bilbao, que además cuenta con todas las coberturas necesarias para proteger tu negocio ante imprevistos.

Si tienes alguna duda, lo ideal es que consultes con un agente de la compañía para que te asesore sobre la póliza que mejor se adapte a tus necesidades.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =