¿Cómo refrescar una casa en verano?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Cómo refrescar una casa en verano

El verano es sinónimo de calor, algunas veces tan intenso que resulta imposible parar en casa. Una opción es poner el aire acondicionado a tope, pero es bastante probable que ni tu salud ni tu bolsillo lo puedan soportar. Además, no todos disponemos de uno de estos aparatos para refrescar la casa, de modo que es interesante saber cómo enfriar una casa cuando no se tiene o no se quiere encender el aire.

Cómo enfriar una casa

Es verdad que lo primero que viene a la mente es encender un aparato de aire acondicionado y ponerse delante de él todo el día, pero hay muchos consejos que te ayudarán a bajar unos grados la temperatura de tu hogar y no depender tanto de este electrodoméstico.

Aquí tienes algunas pautas sobre cómo refrescar una casa en verano ahorrando en la factura de la luz y de forma segura.

  • Baja las persianas y cierra las cortinas. Algunos estudios indican que un tercio del calor que entra en nuestros hogares lo hace a través de las ventanas. Y si la casa tiene orientación Sur o Este, todavía puede entrar más calor. Por eso es fundamental mantener las persianas bajadas y cerrar las cortinas. Aprovecha para ventilar por la noche o temprano por la mañana, y cierra todo durante el resto del día. De este modo puedes llegar a reducir la temperatura interior alrededor del 7%, lo cual en las horas de más calor puede suponer 3 grados menos solo con esta acción.
  • Utiliza tejidos frescos. Además de apostar por tonos claros y ligeros para las cortinas, la ropa de cama, fundas de sofás e incluso tus prendas tienen que ser también de este tipo. Tejidos como el algodón o el lino, en colores como vainilla, blanco o verde pastel son perfectos si buscas cómo enfriar la casa sin aire acondicionado.
  • El truco del ventilador y el hielo. Uno de los aparatos para refrescar la casa al margen del aire acondicionado es el ventilador, a pesar de la opinión extendida de que lo único que hace es mover el aire, sin llegar a refrescar nuestro hogar de verdad. Para conseguir un efecto refrescante, coloca un cuenco con hielo y un poco de sal delante del electrodoméstico. Notarás la diferencia.
  • Ventilador de techo. Si tienes uno, asegúrate de que el movimiento de las aspas es contrario a las agujas del reloj para que el aire frío se impulse hacia abajo.
  • Apuesta por la iluminación LED. Las bombillas convencionales convierten el 90% de la energía que consumen en calor, mientras que los LEDs invierten este porcentaje, lo que hace que no solo emitan 10 veces menos calor, sino que la factura de la luz también se vea reducida.
  • Plantas que refrescan el ambiente. Algunas especies de plantas ayudan a que el calor que llega a las paredes sea menor, como una enredadera en la terraza o el balcón. En el interior, también puedes ver cómo refrescar una casa con plantas grandes de hojas verdes, como los potos. la costilla de Adán o el ficus benjamina. Mira en este post cómo cuidar tus plantas de interior de forma adecuada.

Disfruta del confort sin depender del aire acondicionado

Ni estas son todas las formas de refrescar tu casa, ni el aire acondicionado es, por supuesto, un invento a evitar. Con este artículo queremos mostrarte cómo refrescar una casa en verano reduciendo el consumo de energía, de forma sencilla y práctica.

El verano es sinónimo de luz, vida y alegría. Pero también lo es de calor, y aunque hay quien prefiere sudar a pasar frío, todo lo que pueda hacerse para bajar unos grados la temperatura de casa siempre es bienvenido, ¿no te parece?

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 10 =