Diferencia entre separación y divorcio

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

diferencia entre separación y divorcio

Lejos del concepto de amor idílico, la realidad de las parejas españolas es bien distinta: cerca del 50% de los matrimonios acaban rompiéndose. En la mayoría de los casos esta ruptura se da cumplidos los 40.

Pero no todos acaban de la misma manera, ¿cuál es la diferencia entre separación y divorcio? Antes de tomar la decisión de romper con nuestra pareja de forma legal, es importante conocer las consecuencias tanto a nivel jurídico como emocional y la manera elegida puede dar lugar a diferentes resultados.

 

¿Qué es la separación?

 

En ambos casos, se produce el cese de la convivencia de los cónyuges, pero en el caso de la separación no existe una disolución legal del matrimonio y, por lo tanto, ninguno de los dos puede contraer nuevas nupcias con otra persona. Se trata de una situación que se encuentra a medio camino entre el matrimonio y el divorcio.

 

¿Qué es el divorcio?

 

En cambio, para que esta interrupción de la convivencia sea efectiva a nivel legal, debe procederse al divorcio. Este debe obtenerse mediante una sentencia judicial. En caso de que existan bienes gananciales, que son aquellos que se han adquirido durante el matrimonio, se debe producir una disolución de bienes. Una vez el divorcio se hace efectivo, ambos miembros tendrán la posibilidad de contraer matrimonio de nuevo con quien deseen.

 

¿Separación o divorcio?

 

A la hora de elegir entre separación o divorcio, hay que valorar la posibilidad de volver a convivir con esa persona. En las separaciones persiste el vínculo legal y en ciertos casos puede entenderse como una situación temporal que puede terminar en un reencuentro emocional o, de lo contrario, desembocar en divorcio.

Si se quiere terminar de forma definitiva con la pareja, el divorcio es la mejor opción, pero hay que tener en cuenta los gastos judiciales que ello conllevará. Lo habitual es que ambas partes cuenten con un abogado que defienda los intereses de cada uno. Es común que, durante el proceso, se asignen los bienes que corresponden a cada cónyuge y se definan las medidas relacionadas con el cuidado de los hijos (si los hay) como la custodia o el régimen de visitas, entre otras. Además de los honorarios de los abogados, hay que tener en cuenta otros gastos como el procurador y la propia liquidación de bienes de la sociedad.

 

Cómo abaratar una ruptura matrimonial

 

  • Los procesos de divorcio que requieren de un juicio contencioso suelen ser los más habituales y también los más caros, ya que tienden a ser procesos más largos donde cada parte se hace cargo de los honorarios de su abogado particular. En estos casos, es de gran utilidad contar con un seguro de protección jurídica que se haga cargo de los gastos derivados.
  • Otra forma de ahorrar es recurrir a la separación o al divorcio de mutuo acuerdo. Como ya hemos explicado, son rupturas totalmente distintas y, a pesar de que en el caso de la separación no hay una disolución legal, existen parejas que así lo prefieren para reducir al mínimo los gastos. En el caso del divorcio de mutuo acuerdo, cada parte se hace cargo del 50% de los gastos jurídicos. Suele elegirse en los casos de parejas que no se ponen grandes trabas durante el proceso.
  • En cualquier caso, es recomendable optar por un seguro que nos aporte la tranquilidad necesaria en un momento como este. Una buena alternativa al ya mencionado seguro de protección jurídica es el uso de la cobertura de asesoramiento jurídico del seguro de hogar. El asesoramiento puede ser una guía personalizada y fundamental en los pasos hacia la ruptura más conveniente.

Para cualquier duda que pueda surgirte puedes ponerte en contacto con un Mediador de Seguros Bilbao, él sabrá responder a tus preguntas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =