Diferencia entre separación y divorcio

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 1 valoraciones

¿Cuál es la diferencia entre separación y divorcio?

El final de una relación es, en el mejor de los casos, un momento duro y triste. Aunque en ocasiones se convierte en una auténtica guerra entre quienes en un tiempo compartieron una relación de amor y un proyecto de futuro. A veces, una de las primeras preguntas que surgen, es el tipo de final que es preferible para la relación. Si estás pasando por una situación de este tipo, seguro que te interesa conocer la diferencia entre separación y divorcio. En las siguientes líneas intentaremos que despejes tus dudas. Además, descubrirás lo importante de contar con un seguro de protección jurídica familiar.

¿Qué es una separación?

En una separación con hijos o sin ellos, está implicado el cese legal de la convivencia de la pareja. El fin de la relación conlleva que se tengan que tomar ciertas decisiones. Estas estarán relacionadas con los hijos, la vida personal del matrimonio y las posesiones que se tienen en común.

Hay que aclarar que los cónyuges pueden decidir separarse, dejar de vivir juntos y arreglar todas las cuestiones implicadas en su decisión por sí solos, sin que este trámite implique ningún proceso judicial. Esta modalidad se denomina separación de hecho.

Es cierto que no traerá consigo algunas complicaciones que implica hacer una separación legal, pero también lo es que tampoco se tendrán los mismos derechos. Además, con el tiempo puede desembocar en algunos problemas.

Los más importante es que una separación no disuelve el matrimonio, es decir, la pareja continúa estando legalmente casada. Por lo tanto, tampoco se está libre para volver a contraer de nuevo matrimonio.

¿Cuáles son las consecuencias de una separación?

Una vez que se produce la separación legal, si la pareja está casada en régimen de gananciales, dicho régimen queda disuelto en el momento en el que se firma la separación. Además, a no ser que exista un testamento, los cónyuges dejan de ser herederos el uno del otro.

Una de las cuestiones más importantes que se deben tener en cuenta es que una separación no deja libertad a ninguno de los cónyuges para volver a contraer matrimonio. Como ya hemos comentado, legalmente continúan casados.

Cuando la separación se hace de forma legal, existirá una sentencia en la que quedarán estipuladas las condiciones del convenio regulador. Este documento es de vital importancia, sobre todo si el matrimonio tiene hijos en común. En ese caso, tiene que recoger los siguientes puntos:

  • Quién se ocupará del cuidado de los hijos.
  • Quién ejercerá la patria potestad.
  • Cuál será el régimen de comunicación y estancia.
  • Cómo se asumirán los diferentes gastos relacionados con los hijos.

También tiene que incluir estos otros aspectos que ya no tienen solo que ver con un divorcio con hijos:

  • Qué uso se le dará a la vivienda en la que vivían ambos cónyuges.
  • Cómo se disolverá el régimen económico de la pareja.
  • Quién tendrá que pagar la pensión compensatoria y cual será su cuantía.

¿Qué es un divorcio?

Cuando una pareja se divorcia, no solo cesa la convivencia, sino que también se disuelve el matrimonio. De esta forma, ambos miembros de la pareja están libres para volver a casarse. Además, se disolverá la sociedad de gananciales, si existe.

¿Cuáles son las consecuencias de un divorcio?

Como ya has empezado a ver, un divorcio termina con la convivencia, con el matrimonio y con la sociedad de gananciales. Además, como sucede en el caso de la separación, los cónyuges dejan de ser herederos el uno del otro una vez que se produce el divorcio.

Como ocurre con la separación, en la sentencia de divorcio debe aparecer el convenio regulador, que regula las mismas cuestiones que en caso de separación.

Causas y requisitos para divorciarse

Es posible que no tengas claro si tendrás que alegar alguna razón para divorciarte o separarte. Lo cierto es que desde 2005 ya no es preciso alegar causa alguna para la decisión que se toma. Solo se necesita que uno o los dos miembros de la pareja quieran terminar con el matrimonio, ya sea de forma provisional o definitiva.

Aunque la pareja debe tener claro que es necesario que hayan pasado como mínimo tres meses desde la celebración del matrimonio, este requisito no se tendrá que cumplir si demuestra uno de los cónyuges que está en peligro para él mismo o para los hijos alguna de estas cuestiones:

  • La integridad física o moral
  • La libertad
  • La indemnidad sexual
  • La vida

¿Cuáles son los tipos de separación o divorcio que se pueden dar?

Estas son las diferentes clases de separación o divorcio a los que se puede optar:

  • Separación y divorcio exprés. Una separación de mutuo acuerdo o un divorcio de mutuo acuerdo, también llamado exprés, se da cuando ambos miembros de la pareja presentan la demanda de manera conjunta. Es posible que lo haga uno de los dos miembros, pero siempre contando con la autorización del otro. Antes habrán firmado el convenio regulador. Si el Juez considera que todo está bien, los cónyuges serán citados para que ratifiquen dicho convenio y la demanda de separación o divorcio. Sobre todo, si no existen hijos en común, será un trámite que se resolverá en poco tiempo y que tendrá un bajo coste.
  • Separación y divorcio contencioso. En este caso uno de los miembros de la pareja presenta la demanda de separación o divorcio. Se debe incluir qué se solicita y adjuntar la documentación que demuestre a todos los niveles la situación de la pareja. Esta demanda le llegará al otro cónyuge, que puede presentar a su vez otra demanda. Se establecerá un día para una vista en la que se tendrán que presentar los dos miembros del matrimonio junto con sus respectivos abogados. Cuando los hijos son suficientemente maduros, el Juez podría tener en cuenta sus deseos en cuanto a con qué progenitor desean vivir. Si los cónyuges no llegan a un acuerdo sobre las medidas a tomar, será el Juez el que dicte sentencia.

La diferencia entre separación y divorcio

A estas alturas ya tendrás clara la diferencia entre separación y divorcio, pero queremos mostrarte de manera esquemática los principales aspectos:

  • La separación no disuelve el matrimonio. Un divorcio sí pone fin al matrimonio.
  • La separación no permite que ninguno de los cónyuges quede libre para contraer matrimonio, ya que siguen casados. El divorcio deja a ambos cónyuges libres para casarse de nuevo.
  • Una separación es reversible. Si la pareja quiere volver a estar junta de manera legal solo tendrá que comunicar al Juez su decisión. En caso de divorcio, tendrían que volver a casarse.

Por el contrario, en estos puntos sí es igual la separación y el divorcio:

  • En la separación legal y en el divorcio, los cónyuges dejan de heredar abintestato, sin testamento, y ya no tienen derecho a la herencia legítima.
  • En la sentencia de separación o divorcio, se recogen todas las medias que afectan a los hijos en común de la pareja. También el reparto de bienes y el uso de la vivienda familiar. Por lo que se disuelve la sociedad de gananciales, si existiera.

Diferencia entre separación y divorcio en cuanto a su precio

En cuanto al coste que te puede suponer, has de tener en cuenta que, si es de mutuo acuerdo y se comparte abogado y procurador, el coste será bastante bajo. En cuanto al precio de un divorcio de mutuo acuerdo sin hijos, será como mínimo de 400 euros. Si hay hijos, subirá a unos 900 euros. Estos precios dependerán de diferentes cuestiones, como de la comunidad en la que se viva o de los trámites de divorcio que sean necesarios efectuar.

El coste del divorcio se puede abaratar en gran manera si se realiza online. Eso sí, no se contará con el mismo asesoramiento que en el caso de efectuarlo de la manera “tradicional”.

Conclusión

Está claro que una separación o un divorcio es una situación complicada para toda la familia. Intenta abordarla siempre desde el respeto y la calma. No es bueno olvidar el cariño y el compromiso que han existido en el pasado.

Lo más importante es que contéis con el asesoramiento profesional necesario para que todo se efectúe de manera legal, ocasionando el menor daño posible. Un seguro de protección jurídica familiar te permitirá contar con la ayuda que necesitas en esos momentos tan necesarios. Tendrás la tranquilidad que da el saber que estás haciendo las cosas bien.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 7 =