Dolor de estómago y gases: causas y tratamiento

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 6 valoraciones

Causas y tratamiento del dolor de estómago y gases

“¿Por qué me duele la tripa?” Es una de las consultas más frecuentes de atención primaria. Estamos ante una molestia que puede tener gran cantidad de causas, pero cuando el dolor de estómago y los gases van de la mano, la alimentación suele ser la principal responsable en la mayoría de las ocasiones.

En este post vamos a hablar también de otros posibles desencadenantes, de cuál es su tratamiento y, por supuesto, de cuándo deberías acudir de manera urgente a los profesionales de tu seguro médico.

Dolor de estómago y gases: causas y prevención

Los gases en el estómago se forman durante el proceso digestivo de cada uno de nosotros. Por eso, la eliminación del exceso de gas mediante el eructo o la flatulencia, no solo es normal, sino que es un fenómeno necesario para disfrutar de una buena salud.

Tanto es así, que si sufres dolor de estómago por gases, en un alto porcentaje será debido a que han quedado atrapados en tu sistema digestivo. Si tienes este tipo de dolor de estómago, ¿qué causas lo provocan con mayor frecuencia? ¡Veamos!

Causas del dolor de estómago

El dolor de estómago y los gases tienen causas muy diversas. En esta ocasión, nos vamos a centrar en las que están relacionadas con el sistema digestivo y la acumulación de gases:

Dispepsia

También se le puede conocer como “indigestión” y más coloquialmente como “empacho”. Pero, ¿qué es el empacho? Es fácil reconocerlo, ya que presenta síntomas claros, habitualmente tras una comida abundante: dolor de cabeza, falta de apetito, sensación de saciedad, ardor de estómago, distensión del abdomen y náuseas. Por otra parte, la dispepsia puede tener a su vez diferentes orígenes:

  • Comer de forma excesiva y/o rápida
  • Ingerir alimentos muy grasos o picantes.
  • Consumir en exceso bebidas carbonatadas, alcohólicas, cafeína o chocolate.
  • Fumar
  • Sufrir ansiedad
  • Algunos antibióticos, analgésicos y los suplementos de hierro.

La ingesta de determinados alimentos

El gas se forma en el colon a partir de la fermentación de la fibra, azúcar y algunos almidones con las bacterias que tenemos en el intestino. Por este motivo, el consumo excesivo de algunos alimentos puede producir flatulencias que pueden ir acompañadas de dolor de estómago:

  • Legumbres como alubias o garbanzos
  • Granos integrales
  • Fruta
  • Verduras

Es importante destacar que las flatulencias por sí mismas no son un motivo de preocupación y, por tanto, si no van acompañadas de dolor y son causa de un consumo importante de fibra, no tendrían por qué ser motivo de preocupación. La fibra, por ejemplo, es esencial para el buen funcionamiento del sistema digestivo y el control de los niveles de glucosa y colesterol.

Hábitos alimenticios

Comer rápido, beber los líquidos con pajita, masticar chicle con frecuencia, chupar caramelos muy a menudo o hablar mientras masticas, puede estar produciéndote dolor de estómago y gases, ya que, con estas acciones, se traga más aire del habitual.

Es destacable que muchos de estos hábitos se mantienen especialmente en la infancia y, por ello, no es extraño que el dolor de barriga en niños, en ocasiones, es simplemente fruto de haberse bebido la leche muy rápido con una pajita, por ejemplo.

Tomar suplementos de fibra

Los suplementos de fibra que contienen psyllium, sobre todo, pueden ser causantes de las molestias de las que estamos hablando.

Ingerir sustitutivos del azúcar

Los edulcorantes artificiales que podemos ingerir en ciertos alimentos y bebidas sin azúcar igualmente pueden originar este tipo de problemas.

Intoxicación alimentaria

El dolor de estómago también puede ser síntoma de intoxicación alimentaria, como en el caso en que los alimentos están contaminados por bacterias como la salmonella o la E. coli.

Remedios para el dolor de estómago y los gases

Si sufres dolor de estómago y gases, existen una serie de remedios que te aliviarán e incluso eliminarán las dolencias:

  • El pomelo ayuda a paliar la irritación de estómago, especialmente después de una indigestión. El plátano macho y la piña también son unos excelentes protectores estomacales que nos ayudarán a que las comidas copiosas no nos sienten mal.
  • Si tomas medio vaso de agua tibia con unas gotas de limón y una cucharadita de bicarbonato es ideal para combatir el dolor de estómago.
  • En cuanto a las infusiones, recomendamos la de jengibre, aunque por supuesto no podemos olvidar las de anís o manzanilla, que, aunque sean probablemente el remedio más típico, no quiere decir por ello que tengan menos efectividad.
  • Si sufrimos dolor de estómago y gases por una ingesta excesiva de fibra o edulcorantes artificiales, por ejemplo, en la mayoría de las ocasiones es suficiente disminuir o eliminar de nuestra dieta aquello que nos está perjudicando.
  • Y, en ocasiones, incorporar cambios simples en los hábitos de alimentación pueden reducir el dolor de estómago y la presencia de gases molestos.

De esta manera, normalmente en unas horas los síntomas irán desapareciendo y al día siguiente te encontrarás como nuevo. Si los síntomas se mantienen durante varios días es conveniente que acudas al médico. Y, en cualquier caso, es imprescindible que te revise un médico cuanto antes si además del dolor de estómago y los gases, experimentas otros síntomas:

  • Sangre en las heces
  • Cambio de consistencia en las heces
  • Modificación de la frecuencia de las deposiciones
  • Disminución de peso
  • Diarrea o estreñimiento
  • Náuseas o vómitos constantes
  • Dolor en el pecho
  • Prolongación del dolor de estómago

Si al dolor de estómago y los gases le acompañan otros síntomas y/o no cesan, podría tratarse de otra causa diferente a las que hemos detallado en este apartado y que -como hemos explicado- son las más frecuentes. Quizás podrías padecer alguna enfermedad o trastorno. Te lo explicamos en las líneas que siguen.

Enfermedades relacionadas con el dolor de estómago

Hay determinadas enfermedades y trastornos donde está presente el dolor de estómago entre sus síntomas. Es importante que te fijes en otros signos relacionados para detectar que pudiera tratarse de algo diferente a un empacho. ¿Podrías padecer alguna de estas enfermedades? Recuerda que es el profesional sanitario quien debe realizar el diagnóstico:

  • Síndrome de colon irritable
  • Diverticulitis o formación de bolsas en la pared del intestino
  • Colitis ulcerosa
  • Enfermedad de Crohn
  • Acidez estomacal
  • Gastritis
  • Úlceras pépticas, en el estómago o en el duodeno.
  • Cálculos biliares
  • Pancreatitis
  • Cáncer de estómago
  • Bloqueo intestinal u obstrucción que altera el tránsito intestinal.
  • Isquemia intestinal o flujo de sangre reducido en el intestino
  • Celiaquía
  • Intolerancia a la lactosa
  • Estreñimiento
  • Crecimiento excesivo de bacterias en el intestino.

Conclusiones

El dolor de estómago y los gases son molestias que se originan por un exceso de gas atrapado en el aparato digestivo. Sus causas pueden ser muy diversas, aunque nos encontramos con algunas de ellas que pueden ser bastante frecuentes:

  • Dispepsia
  • Algunos alimentos
  • Hábitos alimenticios
  • Suplementos de fibra
  • Sustitutos del azúcar
  • Intoxicación alimentaria

Existen remedios que podemos aplicar para aliviar estas molestias:

  • Pomelo, plátano macho y piña
  • Agua tibia con limón y bicarbonato
  • Infusión de jengibre, anís o manzanilla
  • Frenar la ingesta de aquello que nos está causando el malestar.
  • Cambiar hábitos en la alimentación.

Sin embargo, debemos visitar al doctor cuanto antes si el dolor persiste y/o si viene acompañado de otros síntomas determinados. En este caso, podría tratarse de una enfermedad o trastorno donde el dolor de estómago y los gases son una señal de alarma que nos está indicando que algo no anda bien en nuestro organismo.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − dieciocho =