¿Las multas de tráfico prescriben?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 2 valoraciones

Las multas de tráfico prescriben

  • Las multas prescriben, aunque para ello, tienen que darse una serie de condiciones.
  • Las infracciones de tráfico caducan cuando hayan pasado 1 o 4 años.
  • Las infracciones leves prescriben a los 3 meses, y las consideradas más graves al cabo de medio año.
Última actualización:11-08-2020

Sea por una imprudencia o un descuido, nadie está exento de que alguna vez nos pongan una multa de tráfico. Muchos conductores cometen sanciones y son castigados por ellas aunque sean conscientes de la importancia de circular seguro en carretera.

Si no se pagan, estas multas se pueden acumular o incluso prescribir. En este artículo queremos hablar un poco más acerca de esta última posibilidad. También hablaremos acerca de las diferencias entre multa e infracción, ya que los plazos de una y otra son diferentes.

¿Cuándo caducan las multas de tráfico?

Sí, las multas prescriben. Aunque para ello tienen que darse una serie de condiciones y plazos, dependiendo del tipo de multa de la que se trate.

La prescripción de multas de tráfico ocurre cuando la DGT, el Ayuntamiento o el organismo sancionador competente pierde el derecho a reclamar el pago al infractor porque ha expirado el plazo estipulado por la ley.

Por norma general, si la multa no se recibe en mano, debes esperar a que llegue una notificación a casa, tras lo cual tienes 20 días para abonarla con un descuento del 50%. Cuando esta notificación llega, si no se paga a tiempo el importe a deber se empieza a acumular. En todo caso, tanto si la recibes como si no, a partir de este momento ya ha empezado a calcularse el vencimiento de las multas de tráfico.

El período de prescripción de multas de tráfico

La ley marca 2 plazos de prescripción de multas de trafico, en función de si se trata de una multa económica o si es una sanción que no implica un gasto monetario (multas no pecunarias). Las primeras tienen un plazo de 4 años, mientras que las otras prescriben al año. Este plazo de prescripción se calcula desde el día siguiente al que la administración que ha impuesto la multa de tráfico la declara firme.

Si la multa no se recibe en mano, debes esperar a que llegue una notificación a casa, tras lo cual tienes 20 días para abonarla con un descuento del 50%

De todos modos, hay que tener en cuenta que este proceso se puede interrumpir por cualquier acción que haga la propia administración, y que suponga que el expediente vuelva a empezar de cero.

Es decir, que las infracciones de tráfico caducan cuando hayan pasado 1 o 4 años, dependiendo del tipo que sea, si no se ha producido ningún tipo de interrupción en el que la administración haya paralizado el expediente.

Si tenemos en cuenta esta idea, es muy difícil que una multa de tráfico económica llegue a prescribir. Es muy probable que a lo largo de 4 años el plazo de prescripción se vea interrumpido en algún momento, y por tanto el ciclo vuelva a comenzar.

De hecho, basta con que la administración efectúe algún trámite para comprobar, por ejemplo, si la dirección del infractor es correcta, para que el proceso se interrumpa y empiecen a contar los 4 años de vencimiento de la multa otra vez.

La prescripción de las infracciones de tráfico

A diferencia del plazo de prescripción de las multas de tráfico, el de las infracciones comienza a contar desde el momento en el que se cometen. Además, la ley marca un período muy distinto, ya que las infracciones leves prescriben a los 3 meses, y las consideradas más graves al cabo de medio año.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre una multa y una infracción? Solo una: que haya sentencia de por medio. Así, por ejemplo:

  • Cuando se tramita una infracción y no se ha dictado sentencia, el plazo a aplicar es el que hemos comentado, de entre 3 y 6 meses. Un ejemplo: el radar de una carretera capta exceso de velocidad de un vehículo.
  • Si ya existe una sentencia, como cuando llega la notificación a tu buzón, hablamos de la sanción en firme y es cuando empieza el plazo de vencimiento de multas de tráfico. Por ejemplo: una vez que se ha identificado al conductor del vehículo del punto anterior, se notifica a cuánto asciende la multa y los puntos que se pierden.

Lo recomendable es consultar las multas de tráfico para saber si tienes alguna sanción pendiente, y actuar en consecuencia.

Vencimiento de las multas de tráfico

En el siguiente cuadro puedes encontrar de forma resumida la información que te hemos explicado para saber cuándo caduca una multa de tráfico o, en su caso, una infracción.

No económica Económica
Multas de tráfico 1 año 4 años
Leve Grave
Infracciones de tráfico 3 meses 6 meses

Gestión y trámites de la prescripción de multas de tráfico

Si no se te notifica en mano, y te encuentras en el coche un boletín de denuncia, de momento no tienes que hacer nada. El simple hecho de dejar el aviso se considera informativo, solo si se entrega en mano puede empezar a contar el tiempo. Así que si no estabas presente, tendrás que esperar a que la multa llegue por correo.

Durante el plazo de prescripción de multas de tráfico que hemos comentado, deberás ser notificado por la autoridad emisora de la multa. Si no has sido tú quien cometió la imprudencia, tendrás que identificar a quien conducía el coche en el momento de la infracción.

También puede tratarse de un error, en cuyo caso puedes presentar un recurso. En cualquier caso, hasta que no se notifique no tienes que hacer nada.

Si pasado un año desde que comenzó el procedimiento no hay resolución, las multas prescriben. Puedes pedir que se reconozca o dejar que el organismo lo haga de oficio. En caso de que la resolución te llegue pasado el plazo no tendrás que pagarla. Si la resolución llega en el plazo estipulado, se pone en marcha el proceso sancionador. La administración tratará de cobrar si no se hace de manera voluntaria, y si han pasado 4 años sin intentarlo, como hemos comentado antes, la multa habrá prescrito.

En caso de que no ganes el recurso y no quieras pagar, tendrás que comenzar un contencioso, que implica abogado y procurador, costes y la posibilidad de que pierdas y tengas que pagar aún más.

Ejemplo de cómo puede prescribir una multa de tráfico

Veamos un par de ejemplos para entender un poco mejor cuándo caducan las multas de tráfico:

  • Miguel circula por una carretera y sin darse cuenta supera el límite de velocidad. Un radar móvil lo intercepta, pero la policía no da el alto porque justo antes otro conductor también se ha pasado y lo están multando. Es el día 5 de marzo. Desde ese momento, comienza a contar el tiempo para que la multa prescriba. El día 3 de octubre llega una notificación a casa de Miguel indicando que cometió la infracción y que ha sido sancionado. Al firmar la recepción del certificado, se da cuenta de que no tiene que pagarla. ¿Por qué? Porque tardaron más de 6 meses en notificarlo y por tanto la multa ha prescrito.
  • Miguel llega al coche y ve que en el cristal han dejado un boletín de denuncia por aparcar en una zona no permitida. Espera a la notificación oficial, pero esta no llega. Entonces decide consultar sus multas de tráfico y comprueba que tampoco hay nada pendiente. Justo antes de que se cumplan 3 meses llega la notificación, pero la administración no le reclama el pago. Pasados 4 años sin noticias, la multa no tendrá validez.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Como hemos dicho, este supuesto es bastante difícil que se cumpla, pero podría ocurrir. Además, la idea es comprender que las multas prescriben y cómo puede ocurrir.

Circula tranquilo y seguro

En Seguros Bilbao ponemos a disposición de nuestros clientes el servicio avisador de multas gracias a la contratación de su seguro de coche con nosotros. Te informamos al instante de las infracciones que puedes haber cometido. Si deseas más información, en este post te explicamos lo que debes hacer para recurrir una multa.

Puede que no seas capaz de evitar que te pongan una multa, pero tampoco tienes que perder la calma por ello. Lo importante sobre todo es que conduzcas con tranquilidad y no sintiendo inquietud por si se te sanciona, algo que podría hacer que tu atención se desvíe de lo importante.