Niños con altas capacidades: ¿cómo saber si tu hijo es uno de ellos?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

Niños con altas capacidades
Si eres padre o madre, seguro que piensas que tu hijo es muy inteligente. Puede que sea el más inteligente de su clase o que sientas que te supera en ciertos aspectos. Es una sensación natural procedente del cariño, aunque hay niños con altas capacidades intelectuales que van más allá y que no siempre se saben identificar.

De hecho, los parámetros que se utilizaban hace un tiempo para determinarlo, como medir el coeficiente intelectual, se han quedado obsoletos porque los expertos indican que existen diversos tipos de inteligencias más allá de la alta capacidad intelectual. Por eso ya no se habla solo de “superdotados”, como se hacía antes.

Saber si tu hijo forma parte del grupo de niños con altas capacidades es importante, sobre todo para su bienestar y un desarrollo que le permita explotar todo su potencial, así como un apoyo a través de asistencia psicológica para realizar un seguimiento de sus necesidades intelectuales.

Niños con altas capacidades: comportamiento que te ayudará a reconocerlos

Hay un síntoma que puede ayudarte a identificar si tienes hijos con altas capacidades y que es bastante claro: Que se aburra en clase cuando va al colegio con niños de su misma edad. A menudo se le relaciona de forma equivocada con falta de interés, pero el problema es que el niño asimila la información con tanta rapidez que va muy por delante de sus compañeros y, por tanto, no puede seguir concentrado mientras los demás lo aprenden.

Sin embargo, hay otras señales que pueden determinar si un niño cuenta con altas capacidades:

  • Aprende a hablar deprisa. Algunos niños con altas capacidades son capaces de decir las primeras palabras con menos de un año, y pocos meses después tener conversaciones sencillas con expresiones más complejas que otros niños de su edad.
  • Desarrollo de talentos a tierna edad. Si aprende a leer o hacer cuentas antes de ir al colegio, es probable que tengas un hijo con altas capacidades.
  • Capacidad para concentrarse. Los niños pequeños tienden a desconcentrarse con facilidad, aunque los que tienen altas capacidades se concentran mucho mejor en lo que les interesa, hasta el punto de abstraerse y hasta desarrollar soluciones lógicas a ciertos desafíos.
  • Hacen preguntas sorprendentes. No se limitan a preguntar por cosas sencillas, sino también se interesan por aspectos abstractos y complejos como la propia existencia, el funcionamiento del universo o la presencia de un ser superior. Preguntas que incluso los adultos no siempre se hacen.
  • Son muy creativos. Los niños con altas capacidades tienen mucha imaginación, y además son capaces de desarrollarla en aspectos como las artes o la música.
  • Altas dosis de energía. A menudo se confunde con un trastorno de hiperactividad, pero lo cierto es que se trata de un error que además puede frenar su desarrollo.
  • Coeficiente intelectual alto. Las pruebas para medir el coeficiente intelectual, y realizar una evaluación de las altas capacidades, pueden mostrar si se trata de un niño con altas capacidades. Para ello se realiza un test con el que se sabrá si tiene un coeficiente más alto que la media. No obstante es importante que las pruebas sobre altas capacidades las haga un profesional y que se trate de tests con evidencia científica demostrada.

Errores que no se deben cometer si tienes un hijo con altas capacidades

Si las pruebas determinan que tienes un hijo con altas capacidades, es fundamental que evites ciertos errores muy comunes:

  • Si tiene malas notas, no lo regañes. Muchos niños con altas capacidades tienen malas calificaciones porque su mente le da la solución casi de inmediato, pero no les apetece desarrollar el resultado en un papel.
  • No tratar a tu hijo como un niño. Aunque su mente sea superior en algunos aspectos, sigue siendo un niño y necesita hacer cosas de niños.
  • Adorarlo por ser muy listo. El síndrome del emperador es frecuente en familias con niños de alta capacidad intelectual, pero los convierte en arrogantes y carentes de empatía.
  • No atender su curiosidad. Si no se alimenta la curiosidad, tal vez porque no eres capaz de seguir su ritmo, puede que el niño acabe frustrado y amargado.
  • Protegerlo en exceso. Los padres helicóptero con niños de altas capacidades les hacen un flaco favor, porque a menudo los aíslan pensando que así los protegen. En realidad les impiden desarrollar sus capacidades y los convierten en adultos vagos, que creen que el resto del mundo les tiene que dar las cosas hechas. Y lo peor es que suprimen su potencial.

Educación y niños con alta capacidad: un reto que debe asumirse

Uno de los principales problemas que tienen los niños con altas capacidades es que el sistema escolar no los tiene en cuenta. Aunque existen pruebas para medir el coeficiente intelectual, no se tienen para otro tipo de capacidades.

Además, muchas veces se confunden las señales y se diagnostican trastornos emocionales o psicológicos a algunos niños, cuando en realidad tienen un potencial por encima de la media.
Dar a estos niños la atención que necesitan, y ayudarles a explotar su capacidad es un desafío al que el sistema educativo actual debe hacer frente.

Sin embargo, contar con un apoyo, como el que ofrece el seguro de Cosalud Bienestar de Seguros Bilbao, permite velar por el bienestar del niño con altas capacidades a través de un seguimiento adaptado a sus necesidades intelectuales a través de una atención psicológica personalizada.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *