Parálisis del sueño: tipos, causas y cómo tratarla

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

paralisis del sueno

¿Te ha pasado alguna vez que mientras estás durmiendo te despiertas de repente y no puedes moverte o hablar? Uno de los motivos por los que puede suceder esto es la parálisis del sueño, una situación que dura apenas unos segundos, pero que genera una gran sensación de agobio y angustia.

En este post hablaremos de por qué se produce la parálisis del sueño, los tipos que existen y si hay algún tratamiento o asistencia sanitaria que ayude a combatir este problema.

Parálisis del sueño: ¿qué hacer y por qué se produce?

Lo primero que debes saber es que la parálisis del sueño no es una enfermedad en sí, por lo que no supone ningún riesgo para tu salud. Se trata de una situación que ocurre cuando nos quedamos dormidos o cuando nos despertamos, en la que no podemos hablar ni movernos y suele durar poco tiempo, entre 20 segundos y 2 minutos, aunque estos puedan hacerse interminables.

Lo habitual es que durante la etapa REM del sueño se active la corteza cerebral, y se origine el proceso de sueño, acompañado de una sintonía muscular relajada. La parálisis del sueño se produce en el momento que las características de esta fase invaden el campo de la etapa NO REM (entre el sueño y estar despierto).

Quiénes la padecen, se encuentran despiertas, pero experimentan esa sensación de parálisis de todo el conjunto de músculos del cuerpo, exceptuando los ojos y el diafragma. Al “bloquear” el conjunto muscular, la laringe (o más bien los músculos que la rodean) también se ve afectada, impidiendo la producción de sonido e incluso el habla

Estos episodios pueden producir ansiedad e incluso estar acompañados de alucinaciones. Por ello, la sensación que se genera durante la parálisis del sueño es bastante desagradable.

Tipos de parálisis del sueño

Se suele clasificar la parálisis del sueño en 3 tipos, cada uno de los cuales presenta una serie de sensaciones:

  1. Parálisis del intruso. Este tipo de parálisis del sueño viene acompañada de alucinaciones auditivas o visuales, como oír que alguien abre la puerta y se acerca a la cama, ver una sombra o notar una presencia justo a tu lado que quiere hacerte daño.
  2. Parálisis del íncubo. No puedes moverte y sientes que no puedes respirar porque algo te presiona el pecho.
  3. Parálisis del sueño vestibular. La sensación es que estás flotando, dando vueltas y cayendo por encima de tu cuerpo como si tu mente se separara.

En la parálisis del sueño las alucinaciones duran muy poco. Los episodios son breves pero intensos, y dejan grabada en la memoria una sensación desagradable que perdura en el tiempo.

Parálisis del sueño: causas

Lo cierto es que no se sabe con certeza por qué se produce la parálisis del sueño ni tampoco sus causas, aunque existen ciertos factores comunes:

  • Dormir menos horas de las que necesita tu cuerpo para recuperarse.
  • Tener un horario irregular de sueño, como cuando trabajas a turnos o no tienes por costumbre irte a la cama a la misma hora.
  • Situaciones de estrés mental intenso.
  • Haber pasado por una situación como un accidente de tráfico, que genere síndrome de estrés postraumático.
  • Padecer algún trastorno del sueño, como en el caso de la narcolepsia.
  • Consumir sustancias o medicamentos como los que se prescriben para el TDAH.
  • Que en la familia haya algún antecedente de parálisis del sueño.

Así mismo, en la parálisis del sueño, las causas pueden indicar que se padece algún problema de salud como depresión, ansiedad, migraña, subidas de tensión o apnea obstructiva, aunque ellas no son determinantes en el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento para la parálisis del sueño?

Una de las cuestiones más frecuentes ante la parálisis del sueño es qué hacer si ocurre un episodio. Lo cierto es que en ese momento solo se puede esperar a que pase, y lo normal es que sea tan esporádico que no se necesite un tratamiento.

No hay un tratamiento concreto para la parálisis del sueño, aunque sí se conocen las causas se puede actuar para reducir las posibilidades de que ocurran. Unos buenos hábitos de sueño pueden ayudar.

Los consejos más habituales son dormir lo suficiente, entre 7 y 9 horas dependiendo de lo que necesites, y hacerlo en horarios fijos incluso los días de fiesta y en fines de semana. También se recomienda dormir de lado porque si duermes boca arriba hay más posibilidades de sufrir un episodio de parálisis del sueño.

Si la parálisis se debe a algún trastorno específico, el tratamiento prescrito por un profesional ayudará a eliminar o reducir su frecuencia.

¿Existen grados de gravedad para la parálisis del sueño?

Según indican los especialistas, es posible que las personas sufran parálisis del sueño al menos una vez en la vida. Aunque casi nunca supone un problema y tampoco reviste gravedad porque se pasa en unos segundos y a menudo no se repite.

Sin embargo, algunos casos de parálisis del sueño son más profundos, bien en cuanto a su duración o a la frecuencia en la que se presenta. En estos casos puede tener efectos en la salud general y se necesita contactar con un profesional que te ayude a mejorar. Con el Seguro de Asistencia Sanitaria de Seguros Bilbao tienes un completo cuadro de expertos en todo tipo de trastornos, entre los que se encuentran las causas de parálisis del sueño.

Dormir bien es fundamental para tu salud

Los ciclos normales del sueño son un medio que emplea el organismo para recuperarse de las situaciones vividas durante el día. Por eso, cuando algo falla en este sentido, tu cuerpo se resiente y pueden surgir otros problemas de salud.

La parálisis del sueño no es algo que revista de gravedad, pero puede indicar que hay otros problemas implícitos. Si no se les presta la debida atención, el descanso no cumple con su cometido y la salud se ve afectada. Por eso es tan importante no solo buscar tratamientos adecuados cuando padeces un trastorno, sino tomar medidas para que no aparezcan.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *