Qué son y cómo tratar los vértigos cervicales

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.4 basado en 5 valoraciones

vértigos cervicales

Si sufres de vértigos cervicales, habrás comprobado lo molestos que pueden resultar sus síntomas. Afortunadamente, gracias a un buen seguro de salud dispones de los servicios que necesitas para evitar sus consecuencias. En este post hablaremos de este tipo de vértigos, cuáles son sus causas y cómo se pueden tratar.

Causas y síntomas de los vértigos cervicales

Las causas del vértigo cervical que se repiten con más frecuencia son los malos hábitos posturales, generando una tensión excesiva en las cervicales que a su vez provoca una circulación sanguínea deficiente en el oído y en el cerebro. Y, este es el motivo por el que percibimos estos vértigos o mareos. Además, ciertos problemas de oído, desequilibrios oculares o un mal funcionamiento de la mandíbula, son también posibles causas del vértigo y los mareos asociados. Veamos todos los síntomas de los vértigos cervicales para ayudarte a identificarlos:

  • Sensación de mareo. Se trata de un mareo muy particular, distinto del desmayo o el desfallecimiento.
  • Cefalea o dolores de cabeza que pueden ser moderados o intensos.
  • Rigidez en los músculos del cuello.
  • Pérdida de equilibrio. Levantarnos de la silla o de la cama puede ser una tarea difícil.
  • Desorientación, especialmente en lo que se refiere al espacio que nos rodea.
  • Enfoque visual con dificultad, nos cuesta fijar la mirada en un punto concreto.
  • Falsa percepción de movimiento propio o de los elementos que hay alrededor. Parece que todo nos da vueltas.

En qué se diferencia de los mareos cervicales

Habitualmente, hablamos de vértigos en general, independientemente de la causa. Sin embargo, podemos distinguir los mareos de origen exclusivamente cervical donde no está afectado el oído ni la vista. El mareo cervical es menos intenso y podemos identificarlo por las características siguientes:

  • Empeora cuando movemos la cabeza o el cuello.
  • Dolor en el cuello que crece con la sensación de mareo.
  • Náuseas sin llegar al vómito.

Tratamiento para los vértigos

El tratamiento para el vértigo cervical depende de cada paciente en concreto. Por tanto, si tienes síntomas, es importante que acudas a un médico especialista que te realice un diagnóstico preciso y te facilite las indicaciones que debes seguir. Generalmente, los vértigos cervicales se tratan con sesiones de fisioterapia, sin embargo, si el desequilibrio es muy grave, podrías necesitar tratamiento farmacológico. Y en los casos más severos, se podría requerir una intervención quirúrgica en la columna vertebral.

Ejercicios para mejorar los vértigos cervicales

Si lo deseas se puede completar el tratamiento para los vértigos con ejercicios de yoga y/o pilates para fortalecer el cuello. Lo ideal es que estos ejercicios estén supervisados por un entrenador especializado. A continuación detallamos uno de los que puedes practicar en casa:

  • Pelotas de tenis. Une dos pelotas de tenis con cinta adhesiva y, una vez que estés tumbado boca arriba y con las piernas flexionadas, colócalas en la parte inferior del cráneo. A continuación pon una toalla entre las pelotas y los hombros para que no se muevan. Ahora, realiza movimientos a un lado y a otro para liberar la tensión de los músculos que comunican el cuello con el cráneo.

Los vértigos de hoy, fruto de malas posturas

La tecnología que usamos en la actualidad tiene la culpa de los hábitos posturales que adquirimos. Cuando nos sentamos de manera incorrecta frente al ordenador, si hacemos un uso excesivo del móvil o siempre que nos tumbamos en el sofá forzando nuestra columna, podemos mantener costumbres en el tiempo que nos pueden provocar problemas en las cervicales. Solo la tensión en el cuello podría provocarnos sensación de mareo y/o desequilibrio. Y, estos síntomas pueden ser aún peores cuando el oído o los ojos se ven afectados por la tensión procedente de la zona cervical.

Los vértigos cervicales son un problema de salud frecuente en nuestros días por lo que deberíamos tener en el punto de mira profesionales sanitarios en los que apoyarnos para recibir el tratamiento adecuado.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =