Cómo elegir tu seguro de hogar para una vivienda habitual, segunda residencia o alquilada

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 2 valoraciones

Elegir un seguro de hogar para una vivienda habitual, segunda residencia o alquilada.

Las coberturas de tu seguro de hogar que son esenciales para tu vivienda, pueden variar dependiendo del uso que le des. En el mercado asegurador puedes encontrar soluciones especialmente diseñadas para una vivienda habitual o para una segunda residencia, por ejemplo. ¿Cómo es la tuya? En este post te informamos de los aspectos clave en los que debes fijarte cuando vayas a firmar la póliza para tu casa.

En qué fijarse para escoger un seguro de hogar

Es fundamental que te fijes en el uso de la vivienda para elegir el seguro de hogar que mejor se adapta. Los riesgos vinculados a una habitual son distintos a los accidentes que pueden producirse en otro tipo de viviendas. Vamos a verlo.

¿Quién vive en la vivienda habitual?

Supongamos que se trata de la casa donde vives normalmente. Está claro que se trata de una vivienda habitual pero aun así, la tuya puede tener necesidades distintas a las de otras personas. Será más sencillo detectarlas si te fijas en el tipo de vida que llevas y en cómo son las personas que conviven contigo.

Single

Si vives solo, es probable que tu vivienda tenga una actividad bastante moderada, con lo que hay menos riesgo de sufrir accidentes como fugas de agua o roturas de cristales. En cambio, puedes haber más posibilidad de que te roben, ya que los ladrones pueden detectar con mucha facilidad las horas en las que no hay nadie en el interior. Por lo tanto, la cobertura de robo no puede faltar en tu póliza de hogar si eres single y no compartes tu casa con ninguna otra persona.

Familia

¿Tienes hijos? En ese caso, es recomendable que tu seguro de hogar sea lo más completo posible. Es la situación totalmente opuesta a la anterior. En una vivienda donde hace vida una familia, hay una actividad continua con más riesgo de todo tipo de roturas y/o derramamientos. Es fundamental contar con la garantía de daños por agua, daños estéticos, rotura de cristales y daños eléctricos, entre otras.

Ancianos

Si en tu casa viven personas de edad avanzada, debes tener en cuenta que hay determinados riesgos que también se pueden ver aumentados. Los ancianos pueden tener accidentes a partir de descuidos u olvidos, como dejarse una estufa encendida durante muchas horas, por lo que la cobertura de incendio, por ejemplo, adquiere una importancia mayúscula. Además, puede ser interesante incluir en el seguro de hogar una garantía de bricolaje para ayudar en tareas que las personas mayores encuentran más difícil como montar una estantería o colgar unas cortinas.

Qué necesidades debemos cubrir

Por otra parte, es importante que te fijes en las necesidades que tiene tu vivienda debido a otros usos que puedas darle o según sus características generales.

Segunda residencia

Si la casa o el piso que vas a asegurar es una segunda vivienda, debes tener en cuenta que pasarán largas temporadas sin que nadie pase por allí ni siquiera a echar un vistazo. Además, de la garantía de robo, en un seguro de hogar para una vivienda deshabitada no pueden faltar garantías que cubran daños propios como la correspondiente a los daños por agua, ya que, si por ejemplo hay una fuga, las pérdidas pueden ser mucho mayores que en el caso de que vivas habitualmente allí. Incluso puedes ganar seguridad instalando una alarma.

Vivienda en alquiler

Las viviendas destinadas al alquiler sobre todo deben tener un seguro de hogar focalizado al continente, ya que el contenido de la vivienda suele tener un valor mucho menos cuantioso. Hay coberturas específicas para este uso que te pueden resultar muy interesantes en este caso, como la de impago de alquiler, e incluso seguros destinados a proteger la casa frente a posibles actos indebidos del inquilino.

Entorno de la vivienda

¿En qué zona está situada la vivienda? Si por ejemplo se encuentra en un barrio conflictivo debes tener en cuenta que puede incrementarse el riesgo de robo, por lo que no debería faltar esta cobertura en tu seguro de hogar. ¿Vives en una región donde llueve a menudo o al lado del mar? En ese caso, ten en cuenta que puedes sufrir con mayor frecuencia problemas de humedades, con lo que es esencial que incluyas la garantía de daños por agua.

Conclusiones

Si vas a contratar un seguro de hogar para tu vivienda, es importante que te fijes previamente en algunos aspectos para saber qué coberturas son imprescindibles para ti. El uso que le vayas a dar es el más determinante, aunque otros como el entorno también pueden marcar de manera muy definida tus necesidades.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 19 =