La tendencia del running: cuáles son las lesiones más comunes

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 1 basado en 1 valoraciones

lesiones running

La preocupación por la salud es algo que está cada día más presente en nuestro entorno. Somos muchas las personas que optamos por realizar una actividad física de forma diaria que nos permita mantenernos en forma y poder tener una vida saludable. Una de las tendencias que más se ha popularizado en los últimos años es el running.

Este deporte nos ofrece la libertad de poder practicarlo en cualquier momento, sin ataduras y con la frecuencia que se adapte a nuestro ritmo de vida. No obstante, es fundamental que tengamos una buena preparación a la hora de abordarlo y que sepamos cómo empezar a correr. Tanto si lo practicamos habitualmente como si vamos a empezar en breve, debemos tomar ciertas precauciones para evitar tener problemas en los tendones, molestias en la pisada y/o dolor de rodilla.

Principales lesiones al correr

Hay una serie de lesiones que están asociadas al desarrollo de esta actividad y son habituales:

Rodilla de saltador (tendinitis rotuliana)

Esta es una de las lesiones más habituales que podemos encontrarnos cuando practicamos running. Se trata de una inflamación del tendón rotuliano y se produce debido a una sobrecarga derivada de movimientos repetidos. El rebote que se produce cuando corremos acaba provocando dolor de rodilla al correr ya que el tendón se resiente.

Si no tomamos las medidas adecuadas esta dolencia puede derivar en problemas mayores, con el tiempo. Si queremos evitarla es importante hacer estiramientos diarios del cuádriceps y de la pantorrilla, así como acortar la zancada.

Tendinitis aquílea

Esta dolencia puede tener un impacto importante en nuestra vida diaria, ya que una inflamación del tendón de Aquiles resulta muy dolorosa y su curación es algo más compleja. Aparece cuando realizamos volúmenes elevados de entrenamientos y si hacemos pequeños saltos al correr.

Algunas medidas que podemos adoptar para evitar esta lesión es correr sobre superficies blandas y realizar estiramientos de los músculos del tren inferior, los gemelos y los soleos.

Fascitis plantar

Se trata de una lesión que viene provocada por una irritación de la fascia plantar. Es una franja de tejido que está ubicada en la planta del pie y que conecta el hueso del talón con la parte anterior del pie. Si sufrimos esta dolencia sentiremos dolor al caminar o apoyar la planta del pie.

Habitualmente se produce por usar un calzado poco adecuado, por pasar muchas horas de pie o por tener sobrepeso. Las personas que tienen los pies planos son más propensas a sufrir esta dolencia. Podemos evitarla si usamos un calzado apropiado, plantillas en caso de que fueran necesarios, o bien, si hacemos estiramientos de pies y pantorrillas.

Sufrir cualquiera de estas lesiones en el running puede suponernos un problema en nuestro día a día, no solo por el dolor sino también por la necesidad de acudir a tratamientos y prescripciones médicas.

Contar con un seguro de accidentes que incluya una protección elevada, con opciones de segundo diagnóstico, un servicio de orientación médica y cobertura de hospitalización en el caso de una lesión grave, nos dará mucha más tranquilidad cuando realicemos actividades deportivas. Consulta con tu Asesor Personal cualquier duda que puedas tener y encuentra el seguro que mejor se adapte a ti.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + dieciocho =