Qué es la dependencia, tipos y grados de dependencia

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.7 basado en 3 valoraciones

Grados de dependencia

  • La dependencia es el tipo de ayuda que necesita una persona para realizar sus funciones cotidianas y llevar una vida normal.
  • Los grados de dependencia indican la necesidad que tiene la persona según sus circunstancias.
  • El Artículo 26 de la Ley de Dependencia clasifica los diferentes tipos de dependencia por puntuación.
Última actualización: 28-01-2021

 

La dependencia es una realidad en nuestra sociedad. Una situación que no solo afecta a quienes son dependientes, sino también a sus cuidadores, familiares y personas allegadas. Sin embargo, existen varias cuestiones relacionadas con los grados de dependencia y las prestaciones a las que se puede acceder que son importantes conocer.

En este artículo nos centraremos sobre todo en definir qué es la dependencia y cuáles son los grados que existen. También hablaremos de la Ley de Dependencia y a qué se tiene derecho en cada caso.

¿Qué son los grados de dependencia?

Podríamos definir la dependencia como el tipo de ayuda que necesita una persona para realizar sus funciones cotidianas y llevar una vida normal.

Es decir, que una persona dependiente es alguien que tiene limitaciones físicas, mentales, intelectuales o sensoriales, y que requiere la ayuda de otros para desenvolverse a diario. Se puede ser dependiente debido a una enfermedad, un suceso que le cause impacto o por las limitaciones asociadas a la vejez.

Los grados de dependencia indican la necesidad que tiene la persona según sus circunstancias. Dependiendo de estos, se conceden una serie de ayudas para atender las necesidades, denominadas ayuda a la dependencia.

En España, la mayoría de personas dependientes son ancianos que han perdido alguna facultad debido a la degeneración asociada al envejecimiento. Según los datos del Sistema de Información del Sistema para la autonomía y Atención a la Dependencia, publicados por el IMSERSO, a principios de 2018 más del 70 % de las personas que recibían alguna ayuda a la dependencia tenían más de 65 años. De estas, casi un 20 % estaban en una franja de edad de entre 65 y 79 años, y más de la mitad contaban con 80 o más años. El resto son personas con algún grado de minusvalía que les obliga a depender de otros para determinadas tareas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Tipos de dependencia

El impacto social asociado a la situación de dependencia que tienen miles de personas de nuestro país, no solo por el envejecimiento de la población sino también por la falta de personal cualificado que se pueda encargar de atenderla, llevó al gobierno a lanzar en 2006 la conocida Ley de Dependencia. Esta ley entró en vigor el 1 de enero de 2007 bajo los principios de derecho, universalidad, accesibilidad y equidad para todos los ciudadanos que cumplan con las condiciones.

El Artículo 26 de la Ley de Dependencia clasifica los diferentes tipos de dependencia por puntuación. Según sea el grado, se tiene derecho a recibir más o menos ayuda.
Para determinar y clasificar los tipos de dependencia se utiliza un sistema de puntuación que va desde el 0 (independiente) hasta el 100 (dependencia absoluta).

El Artículo 26 de la Ley de Dependencia clasifica los diferentes tipos de dependencia por puntuación.

Grados de dependencia: puntuación y niveles

Los grados de dependencia se clasifican por niveles. Existen 3 grados de dependencia y 2 niveles dependiendo de la autonomía que tenga la persona y la frecuencia con la que necesita los cuidados. Los grados de dependencia son:

  • Grado I, dependencia moderada. Se da cuando la persona necesita ayuda para desempeñar ciertas actividades diarias y necesita solo algo de apoyo de vez en cuando para continuar con su autonomía personal.
  • Grado II, dependencia severa. La persona necesita ayuda 2 o 3 veces al día para realizar algunas de sus actividades diarias, pero no le hace falta contar con un cuidador de forma permanente.
  • Grado III, gran dependencia. La persona es dependiente y necesita que un cuidador le asista durante todo el día debido a su pérdida de autonomía, o ayuda en reiteradas ocasiones para determinadas actividades cotidianas. Como norma general, se aplica a personas que han perdido por completo la autonomía física, mental o intelectual. También a quienes les hace falta apoyo en casi todas las actividades básicas de su vida.

En esta tabla se muestran las puntuaciones que indican para determinar los grados y niveles de dependencia que tiene una persona.

Niveles y grados de dependencia por puntuación*
Gran invalidez Aplicación de baremo para determinar el grado. Como mínimo grado I nivel 1 de dependencia moderada N/P
Complemento de la necesidad de ayuda por otra persona Dependencia moderada grado I nivel 1 25 – 39 puntos
Dependencia moderada grado I nivel 2 40 – 49 puntos
Dependencia severa grado II nivel 1 50 – 64 puntos
Dependencia severa grado II nivel 2 65 – 74 puntos
Gran dependencia grado III nivel 1 75 – 89 puntos
Gran dependencia grado III nivel 2 90 – 100 puntos

*Según el baremo aprobado en el RD 174/2011, del 11 de febrero publicado en el BOE del 18 de febrero de 2011.

Los casos de dependencia severa o gran dependencia son, dejando de lado la gran invalidez claro está, los más preocupantes. Suponen grandes limitaciones para las personas que la tienen, lo que llega a ser una gran carga emocional para los familiares. Sobre todo porque no saben cómo afrontar esta nueva situación.

Ley de dependencia: ¿cuánto se cobra?

La Ley de dependencia contempla ciertas ayudas económicas con las que afrontar los gastos que se derivan de necesitar un cuidador, así como ciertas ayudas y prestaciones como la teleasistencia o la ayuda a domicilio.

En la ayuda a la dependencia también se concede lo que se conoce como PVS o prestación vinculada al servicio, que consiste en una prestación económica para buscar el recurso adecuado a las necesidades de la persona dependiente. En caso de que la ayuda la proporcione un familiar, los cuidados deben estar realizándose como mínimo un año antes, además de que el cuidador debe demostrar que vive en el domicilio presentando un certificado de empadronamiento.

En esta tabla se muestra según la ley de dependencia cuánto se cobra conforme al grado que se tenga.

Ley de dependencia, cuánto se cobra
Grado PVS – Cuidador profesional* Cuidador del entorno familiar
Dependencia moderada (I) 300 € 153 €
Dependencia severa (II) 426,12 € 268,79 €
Gran dependencia (III) 715,07 € 387,64 €

* El usuario escoge la entidad privada que se ocupará de prestar la ayuda para la dependencia.

En determinados casos es necesario contar con el apoyo de profesionales especializados que se encarguen de ayudar y asistir a las personas dependientes en sus necesidades, y a los familiares en la toma de decisiones que contribuyan al bienestar de todos, tanto quienes tienen un grado de dependencia como de quienes conviven o los acompañan.

Para acceder a las ayudas a la dependencia es necesario contactar con los Servicios Sociales de tu Ayuntamiento o Comunidad Autónoma. Estos se encargarán de hacer una evaluación y determinar cuál es el grado de dependencia del solicitante, las ayudas a las que puede acceder y gestionarlo todo.

En estos casos, sobre todo los de mayor gravedad, resulta muy tranquilizador contar con una ayuda extra, rápida e inmediata, que permita afrontar una situación tan delicada en momentos de mayor necesidad.

En Seguros Bilbao llevamos más de 100 años asegurando el bienestar de todo tipo de personas en diversas situaciones. Por eso, contamos con un seguro de vida que permite disponer de un colchón económico en caso de sufrir una situación de invalidez o dependencia. Consulta a tu asesor para resolver cualquier duda que tengas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *