Qué es la dependencia, tipos y grados de dependencia

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 2 basado en 1 valoraciones

grados de dependencia

La dependencia es una realidad en nuestra sociedad que afecta tanto a las personas dependientes como a sus cuidadores, familiares y personas allegadas. Podríamos definir la dependencia como el grado de ayuda que una persona necesita de otros para realizar sus funciones diarias, permitiéndole llevar una vida normal. Es decir, las personas dependientes son personas que presentan una limitada autonomía física, mental, intelectual o sensorial, y que necesitan de la ayuda de otros para poder desenvolverse diariamente. Una persona puede ser dependiente por sufrir una enfermedad, por haber sido víctima de un suceso incapacitante o por sufrir ciertas limitaciones asociadas a la vejez.

En nuestro país, la gran mayoría de las personas dependientes son mayores que han perdido alguna de sus facultades debido a la propia degeneración asociada al envejecimiento. Según datos del Sistema de Información del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SISAAD), a finales de 2017 el 72% de las personas que percibían ayudas a la dependencia tenían más de 65 años y, de ellas, un 18% tenían entre 65 y 79 años, mientras que un 55% tenían más de 80 años.

Tal es el impacto social asociado a la situación de dependencia que viven miles de personas en nuestro país, no solo por el envejecimiento de la población, sino también por la falta de personal especializado y cualificado, que el gobierno lleva tomando cartas en el asunto desde el año 2006 con la conocida Ley de Dependencia.

Tipos de dependencia según su grado

Los grados de dependencia están clasificados en el Artículo 26 de la actual Ley de Dependencia, y son los siguientes:

Dependencia moderada o de grado I

Se da cuando la persona dependiente necesita ayuda para realizar algunas actividades diarias, y necesita ‘un apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal’.

Dependencia severa o de grado II

en estos casos la persona necesita ayuda varias veces al día para poder realizar sus actividades diarias, pero no precisa del apoyo permanente de un cuidador.

Gran dependencia o dependencia de grado III

La persona necesita el apoyo de un cuidador durante todo el día, o ‘tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal’. Son personas que han perdido totalmente su autonomía física, mental, intelectual o sensorial.

Cómo actuar ante una situación de dependencia

Los casos de dependencia severa o gran dependencia son, sin duda alguna, los más preocupantes, ya que suponen grandes limitaciones para las personas dependientes, llegando a ser una gran preocupación para los familiares que, en numerosas ocasiones, no saben cómo afrontar esta nueva situación. Es por ello que en determinados casos es necesario contar con el apoyo de profesionales especializados que ayuden y asistan, tanto a personas dependientes como a sus familiares, en la toma de decisiones que contribuyan al bienestar de la persona dependiente y de ellos mismos como acompañantes.

El Gobierno ha puesto en marcha una serie de ayudas a la dependencia que consisten en proporcionar tanto prestaciones económicas como servicios, pero estas ayudas no son compatibles excepto en alguna situación concreta. Las personas que deseen acceder a estas subvenciones deberán tener reconocida la situación de dependencia en cualquiera de los grados que se establecen y acreditar la necesidad del objeto de la subvención que se solicita. Generalmente el apercibimiento de dichas ayudas, así como las cuantías en cada caso, no es tan elevada como la que necesita una persona con dependencia. En estos casos, especialmente los de mayor gravedad, resulta muy tranquilizador contar con una ayuda extra, rápida e inmediata, que permita afrontar una situación delicada en los momentos de mayor necesidad.

En Seguros Bilbao contamos con más de 100 años de experiencia asegurando la salud y el bienestar de toda clase de personas y en todo tipo de situaciones. Es por ello que contamos con un seguro de vida que permite obtener una renta mensual hasta los 67 años que garantice tu bienestar y el de los tuyos si te encuentras en una situación de invalidez o según el grado de la dependencia. Para cualquier duda relacionada con los detalles del seguro, no lo dudes y ponte en contacto con tu Asesor Personal, él sabrá responder a todas tus preguntas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + ocho =