Tipos de tos: diferencia entre tos seca y tos productiva

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.3 basado en 6 valoraciones

Tipos de tos: seca y productiva

Cuando tosemos, nuestro organismo está utilizando uno de los mecanismos de defensa que tiene para proteger nuestra salud. La tos evita que entren en el cuerpo elementos nocivos, como partículas de polvo o sustancias irritantes. A menudo se relaciona con enfermedades como la gripe o los catarros, aunque es importante distinguir los tipos de tos para saber cuáles son los motivos que la producen.

Conocer la diferencia entre tos seca y tos productiva es importante ya que así podremos recibir un diagnóstico más preciso en caso de necesitar asistencia sanitaria. En este artículo te explicamos cuáles son los principales tipos de tos.

Tos seca

La tos seca es la que más preocupa en estos momentos, ya que es uno de los síntomas del coronavirus. Sin embargo, tenerla no tiene por qué indicar que te has infectado.
Se llama tos seca porque no está acompañada de flemas o mocos, como sucede con la tos productiva. Su origen es la irritación de la garganta debido a un patógeno o a alguna sustancia nociva. El cuerpo busca acabar con la irritación tratando de expulsar lo que lo origina, aunque en realidad no logra este objetivo y puede derivar en una tos seca persistente.

La tos seca tiene un sonido duro, casi como si ladrase un perro, y a menudo lo que hace es irritar o inflamar aún más la garganta. Por ello, los mejores tratamientos son los antitusivos, o antihistamínicos en caso de que la tos seca se produzca por una alergia.

Tos seca en niños

En determinados casos la tos puede ser un síntoma de asma, sobre todo cuando se manifiesta en menores. Si es así, además de la tos, se produce una sensación de ahogo, de modo que es necesario hacer un diagnóstico completo para identificar el origen de la tos seca en niños.

En los pequeños de la casa, la tos seca requiere un tratamiento para reducirla cuanto antes, ya que suelen ponerse nerviosos, lo que contribuye a que tosan más y la inflamación aumente.

Tos productiva

A diferencia de la tos seca, la tos productiva sí está acompañada de mocos o flemas en las vías respiratorias. El cuerpo trata de eliminarlas tosiendo, y lo bueno es que puede hacerlo. Además, es necesario, ya que las flemas arrastran los elementos que producen la enfermedad.

El moco es un medio de protección de las vías respiratorias, y cuando se produce una infección, aumenta su viscosidad para actuar como barrera. No obstante, el exceso de este puede hacer que las vías se obstruyan y, por lo tanto, se origine la tos productiva.

Este tipo de tos puede venir acompañada de otros síntomas como fiebre, dolor en el pecho o silbidos al respirar.

Tos con flema en niños

Cuando la tos con flema se produce en niños, es necesario estar atentos para ayudar a que la expulse y evitar ahogos. También para que al toser el niño no la vuelva a tragar, ya que eso contribuye a que se acumule más mucosidad, además de no eliminar los agentes responsables de la enfermedad que produce la tos.

Diferencias entre los tratamientos para la tos seca y la tos productiva

Los tratamientos a aplicar dependen del tipo de tos que se padezca.

En el caso de la tos seca, lo normal es frenarla para reducir la irritación, y en determinados casos el médico puede recomendar un humidificador para ayudar a la respiración.

La tos productiva necesita precisamente lo contrario, ya que se debe ayudar al organismo a expulsar todo el moco para que las vías respiratorias se limpien.

En cualquier caso, es importante hidratarse bien, beber líquido y ponerse en manos de un experto si la tos persiste o viene acompañada de otros síntomas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =