Pequeño ahorradorAA
cuentas remuneradas

Cuentas remuneradas: qué son y por qué contratarlas

Índice de contenidos

¿Qué es una cuenta remunerada?

Por lo general, es un tipo de cuenta que permite rentabilizar el dinero depositado sin ponerlo en riesgo, y a la vez, liquidez en el momento en que queramos hacer disposiciones de efectivo.

La mayoría de entidades financieras comercializan cuentas remuneradas. La rentabilidad, liquidez y comisiones dependerá de las condiciones que se acuerden, existiendo un abanico muy amplio de posibilidades. Lo más común en toda la oferta actual es la seguridad de que el dinero aportado no tendrá rendimientos negativos.  

Características de una cuenta remunerada

Por lo general, las cuentas remuneradas tienen las siguientes características:

  • Liquidez inmediata o bien una vez se supere un plazo de tiempo determinado
  • Rentabilidad desde el primer momento
  • Seguridad, sin riesgo de pérdida de capital. Cabe decir que algunas entidades ofrecen la posibilidad de canalizar el ahorro en rentabilidad variable, pero no suele ser común.
  • Los intereses se van acumulando y rentabilizando (interés compuesto)
  • Comisiones y gastos de gestión. Suelen ser muy bajos.
  • Suele solicitarse un saldo mínimo para mantener la cuenta remunerada activa.

Diferencia entre una cuenta corriente y una cuenta remunerada

Cada vez hay menos diferencias entre un tipo de cuenta y otra. Recordemos que hay una multitud de oferta de cuentas remuneradas y cada entidad ofrece prestaciones distintas, pero por lo general la mayor diferencia con la cuenta corriente se refiere a la operativa.

Una cuenta corriente admite la domiciliación de recibos y tarjetas bancarias asociadas a dicha cuenta. Las cuenta remuneradas no suele tener estas características ya que lo que se pretende es que haya un capital estable. En cambio, en una cuenta corriente existen entradas y salidas de dinero con mucha frecuencia, por lo que el capital tiene una variabilidad mucho mayor.

Otra gran diferencia está en el tipo de interés que nos ofrecen. En las cuentas remuneradas son mayores

Por qué abrir una cuenta remunerada 

El principal motivo para abrir una cuenta remunerada suele ser la posibilidad de rentabilizar el exceso de liquidez que tengamos en el corto plazo, mediante un producto que nos permitirá generar intereses sin riesgo y liquidez cuando necesitemos disponibilidad. Anteriormente a la aparición de las cuentas remuneradas no teníamos muchas opciones, o bien teníamos el dinero en una cuenta corriente o bien en un depósito. Esta solución permite un híbrido entre ambos productos, tener rentabilidad mayor a una cuenta corriente sin las ataduras de un depósito.

Tipos de cuentas remuneradas

La cuenta remunerada es una solución de ahorro sencilla y fácil de gestionar. Sin embargo existen otros tipos de producto similares que ofrecen una mayor flexibilidad al cliente y ventajas adicionales como la garantía de una tasa constante y una liquidez más inmediata. Es el caso de las cuentas de ahorro:

  • Las cuentas de ahorro suelen disponer de tipos de interés constantes, fijado para un periodo de tiempo determinado, y revisable en cada periodo. Además, estos intereses se van acumulando al capital (tipos de interés compuesto) y con ello también se rentabilizan.
  • Las cuentas de ahorro no suelen tener productos ligados a una mayor rentabilidad, tales como tarjetas, cuentas corrientes, etc.
  • Cada entidad fija el periodo mínimo de permanencia, pero en las cuentas de ahorro este suele ser mayor para optar a una liquidez total del capital inicial. 

Consejos para contratar una cuenta remunerada

Dado el gran abanico de oferta que existe en el mercado, antes de contratar una cuenta remunerada deberíamos de fijarnos en los siguientes aspectos:

  • Comisiones y otros gastos asociados. Para saber la rentabilidad real que obtendremos necesitamos tener esta información y poder comparar entre las diferentes opciones.
  • Disponibilidad. Otro aspecto importante a tener en cuenta es saber a partir de qué fecha podremos tener liquidez. Si bien suelen tener liquidez inmediata, en el mercado existen ofertas que obligan a tener el dinero sin disponibilidad durante un tiempo pero en contraprestación generan mayor rentabilidad. Es importante saber los plazo de permanencia antes de tomar una decisión.
  • Rentabilidad. Es importante conocer la TAE del producto y no dejarnos llevar por tipos atractivos los primeros meses, ya que suelen ser mayores al principio.
  • Seguridad. Quizás el aspecto clave para no llevarnos sorpresas. Es fundamental saber el tipo de inversión del producto ya que una cuenta remunerada en la que mi dinero está vinculado a una inversión variable, podría generar pérdidas y por lo tanto poder tener menos dinero del aportado inicialmente.

Conclusión

Las cuentas remuneradas, al igual que las cuentas de ahorro, ofrecen la posibilidad de tener un dinero ahorrado del que no tienes la seguridad que lo vayas a necesitar. Mientras esa necesidad no exista, la rentabilidad que nos ofrece es mayor a las cuentas corrientes. Por lo general, se trata de un producto refugio de las rentabilidades variables que nos permite tener tranquilidad para cubrir imprevistos y huir de la incertidumbre de los mercados.

Author

Christian Palacios Blasco Palacios Blasco

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas. 15 años de experiencia en análisis y asesoramiento de las necesidades de ahorro de las familias.

Director Red agencial Zona Este en Seguros Bilbao

Escribe un comentario