Pequeño ahorradorAA
Dónde invertir dinero sin riesgo

Dónde invertir dinero sin riesgo

Índice de contenidos

Si buscamos invertir nuestro dinero sin riesgo, lo primero que debemos preguntarnos es si existe alguna situación en nuestras vidas que carezca totalmente de riesgo. 

Desde el momento en que una persona adquiere conciencia y responsabilidad sobre sus decisiones actúa fundamentalmente según dos parámetros, riesgo y beneficio. Por ejemplo, cuando viajamos, asumimos riesgos: el medio de transporte utilizado, el destino elegido, actividades que realizaremos, etc. Lo que hacemos realmente es gestionar el riesgo en función de los beneficios que obtendremos como por ejemplo conocer nuevos países o culturas. Somos conscientes de que en un viaje por muchas precauciones que tomemos el riesgo cero no existe, pero lo gestionamos a través de la elección de una agencia de viajes de prestigio o una buena compañía aérea.

Lo mismo ocurre cuando invertimos nuestro dinero, no existe el riesgo cero, pero sí podemos aprender a minimizarlo y gestionarlo. En este artículo te daremos algunos consejos para saber dónde invertir dinero sin riesgo. Empecemos por el principio...

Ahorrar es una necesidad

Ante la situación actual con la crisis económica derivada de la pandemia del Covid-19, algo que ha sido imposible de prever por autoridades sanitarias, científicas y gobiernos, solo tenemos una certeza: las personas que tienen consolidado un ahorro sólo por el hecho de ahorrar ya han minimizado su riesgo ante posibles eventualidades económicas, por lo que ahorrar se convierte en una necesidad, pues con ello, minimizamos nuestros riesgos económicos futuros. No ahorrar es un riesgo en sí mismo.

No tomar decisiones sobre nuestro dinero es un riesgo

El dinero, nos guste o no, es necesario en nuestras vidas, nos aporta seguridad, bienestar y libertad, de ahí la necesidad de ahorrar e invertir asumiendo los riesgos que conlleva cualquier decisión financiera, pero, sobre todo, tenemos que tener en cuenta que el no tomar decisiones sobre nuestros ahorros puede en algunos casos ser el mayor riesgo que asumamos con nuestro dinero.

Con los tipos de interés en mínimos históricos actualmente no existen productos con capital e interés garantizados, que al menos, nos permitan mantener el poder adquisitivo de nuestro ahorro a lo largo del tiempo. Al mantener nuestro dinero depositado sin rentabilidad, lo estamos sometiendo a un riesgo inevitable, la inflación. Por ejemplo, 1.000 € a un 3% de subida de precios anual (inflación), durante diez años, supone una pérdida de valor del 30%. ¿Invertiríamos en un producto que nos garantiza pérdidas del 30% a diez años?

A todos nos cuesta mucho esfuerzo generar ahorro como para dejar que se deprecie con el tiempo. ¿Qué hacemos entonces? La solución es invertir en activos financieros para que nuestro dinero, al menos, no pierda poder adquisitivo con el paso del tiempo. Esto convierte a la inversión de nuestro ahorro, como hemos dicho, en algo tan necesario como el ahorrar.

Cómo aprender a gestionar el riesgo

El futuro siempre es incierto por definición, por tanto, a la hora de invertir nuestros ahorros, tanto si tenemos un capital ahorrado o queremos generarlo, debemos buscar alternativas de inversión que nos produzcan la rentabilidad que deseamos, dentro de los riesgos que estamos dispuestos a asumir. Aquí conocer nuestro perfil de riesgo es fundamental, ya que nadie como uno mismo conoce su capacidad para asumir riesgos:

  • Si nuestra capacidad de asumir riesgos es baja, nuestro objetivo será que el dinero no se deprecie a lo largo del tiempo, en este caso, elegiremos productos de riesgo moderado.
  • Sin embargo, si somos personas a las que no nos importa asumir ciertos riesgos, podemos invertir en activos financieros que nos darán una rentabilidad adicional, a cambio de ese riesgo superior que asumimos.

Pero, ¿es posible invertir dinero sin riesgos?

Entonces, ¿dónde invertir nuestro ahorro sin riesgo, o al menos asumiendo los mínimos posibles? Este “dónde” debemos dividirlo en una doble vertiente, la solvencia de la entidad en la que depositamos nuestros ahorros y el tipo de producto en el que vayamos a vehiculizar nuestra inversión.

En el mercado existen infinidad de sistemas de ahorro e inversión, tantos como diferentes perfiles de ahorradores. Es fácil que nos podamos perder ante tanta oferta, por lo que ponernos en manos de un profesional experto en asesoramiento financiero es siempre la mejor opción para personas no especializadas en el mundo financiero.

Pero, aun estando en las manos más expertas, debemos tener varias consideraciones a la hora de invertir nuestro dinero, ya que la decisión final siempre será nuestra.

Consejos para invertir dinero sin riesgos

Diversificación

El clásico dicho “no poner todos los huevos en la misma cesta” es más una norma de sentido común que financiera, pero no por ello menos cierta. A mayor diversificación, menor riesgo. He aquí la primera premisa. Diversifica.

Horizonte temporal

En toda inversión que realicemos, hemos de marcarnos su duración y tener en cuenta que, a mayor plazo, menor riesgo. Segunda premisa.

El horizonte temporal de nuestra inversión vendrá determinado, tanto por nuestras necesidades de liquidez como de la finalidad de la inversión. No es lo mismo un ahorro para imprevistos, para la compra de un coche, o para la jubilación.

Cómo obtener rentabilidad con el mínimo riesgo

La parte de nuestro ahorro que necesitemos en el corto plazo, deberá estar invertida en productos con gran liquidez, sin penalización por reembolso, generalmente con capital y tipo de interés garantizado.

En el ahorro que no necesitamos con inmediatez debemos optar por activos financieros que tienen una rentabilidad potencial mayor. Estos activos más rentables suelen tener un nivel de riesgo más elevado. El mayor plazo que podemos mantener ese dinero hará que disminuya nuestro riesgo frente a las fluctuaciones del mercado. En este caso, en el momento actual, productos como los fondos de inversión son los más aconsejables ya que las gestoras de los mismos se encargan de la diversificación, en mercados, países, tipos de activos y podemos encontrarlos con mayor o menor riesgo para adaptarlos a nuestra finalidad y perfil inversor. 

Por tanto, en la inversión a largo plazo en fondos de inversión minimizamos el riesgo con los dos parámetros contemplados, el horizonte temporal y la diversificación.

Si lo que pretendemos es consolidar un ahorro a largo plazo un producto que además permita aportaciones periódicas y que invierta en fondos de inversión, será clave para disminuir el riesgo que asumimos en nuestra inversión, ya que, al invertir en distintos momentos del tiempo, minimizamos el riesgo que provocan las fluctuaciones del mercado pues estas se promedian. En Seguros Bilbao, por ejemplo, disponemos del Diverfondo que cumple estos tres requisitos, adaptándose a las necesidades y perfil de cada ahorrador.

En este último caso, disminuimos aún más el riesgo en una triple vertiente: el plazo, la diversificación y la compra de activos en distintos momentos del tiempo.

Author

Miguel Ferrari Sequeiros Ferrari Sequeiros

Graduado en Administración y Dirección de Empresas, Máster en Gestión Bancaria y Mercados Financieros. 15 años de experiencia en asesoramiento en ahorro e inversión.

Director Territorial en Seguros Bilbao

Escribe un comentario