Pequeño ahorrador
fiscalidad planes de pensiones

Nueva fiscalidad en los planes de pensiones: ¿cómo te afecta?

El año 2020 finalizó con la noticia de que el Gobierno planeaba introducir cambios en la fiscalidad de los planes de pensiones, el único producto de ahorro con beneficios fiscales en nuestra declaración de renta. Ya en 2021, la Ley de Presupuestos Generales del Estado corroboró esta posibilidad incorporando cambios sustanciales tanto en los Planes de pensiones como en los Planes de previsión asegurados.

Son muchas las dudas que han surgido. ¿Cuáles son las principales modificaciones? ¿Cómo afecta esta nueva fiscalidad a los planes de pensiones ya contratados? ¿Compensa seguir haciendo aportaciones? Sigue leyendo porque te damos respuesta al detalle en las siguientes líneas.

La fiscalidad de los planes de pensiones

Los Planes de pensiones han sido tradicionalmente productos incentivados por parte del Gobierno con la finalidad de fomentar el ahorro particular, y así complementar la pensión que se cobrará en el momento de la jubilación. Este beneficio fiscal se articula disminuyendo la base imponible en la declaración de la renta en la misma proporción de la cantidad anual aportada.

En el momento de la jubilación la pensión, por regla general, es inferior a los ingresos en la vida activa por lo que al diferir la tributación que corresponde por el reembolso del plan, esta será inferior a la que tendríamos que haber tributado en su momento y que estuvo exenta por haber realizado las aportaciones al Plan de pensiones.

La nueva fiscalidad sobre los Planes de pensiones aprobada por el Gobierno no elimina estos beneficios, pero sí los reduce significativamente. Te detallamos a continuación en qué consiste.

Nueva reforma fiscal del Gobierno sobre los planes de pensiones

Si estás ahorrando para tu jubilación la noticia de la aplicación de una nueva fiscalidad de los Planes de pensiones te afecta de lleno. Eso sí, debes saber que esta reforma no se aplica a las EPSV, por lo que si resides en el País Vasco y dispones de este tipo de producto de ahorro podrás seguir disfrutando de las mismas ventajas fiscales que tenías hasta la fecha.

¿En qué consiste?

La nueva fiscalidad de los planes de pensiones se resume en los siguientes puntos:

  • Se reduce a 2.000 euros anuales el máximo de aportación individual en todos los productos de previsión, excepto los ya mencionados de las EPSV. Hasta diciembre pasado este máximo se situaba en el menor de entre los 8.000 euros anuales de aportaciones o el 30% de los rendimientos netos de trabajo y actividades económicas.
  • Este límite de 2.000 euros podrá incrementarse por contribuciones del empleador a favor del empleado hasta llegar a la suma total de 10.000 euros. Se pretende con esto reforzar los planes de empleo y que sea la empresa la que pueda aumentar hasta en 8.000 euros las prestaciones. La regla del 30% también es aplicable a esta aportación.
  • Asimismo se reducen las aportaciones a los planes de pensiones del cónyuge con ingresos inferiores a 8.000 euros netos provenientes del trabajo o de actividades económicas quedando en 1.000 euros en lugar de los 2.500 de antes.

Resumen de la nueva reforma fiscal

Tras la aplicación de la nueva fiscalidad de los planes de pensiones la deducción máxima anual queda como sigue:

 

Hasta 2020

A partir de 2021

Planes de pensiones individuales

El menor de los importes:

8.000 euros

30% de los rendimientos de trabajo

El menor de los importes:

2.000 euros

30% de los rendimientos de trabajo

Planes de pensiones de empleo

El menor de los importes:

8.000 euros

30% de los rendimientos de trabajo

El menor de los importes:

10.000 euros

30% de los rendimientos de trabajo

Planes de pensiones del cónyuge

2.500 euros

1.000 euros

EPSV

5.000 euros de aportaciones personales y 8.000 euros de aportaciones empresariales hasta un límite conjunto de 12.000 euros

5.000 euros de aportaciones personales y 8.000 euros de aportaciones empresariales hasta un límite conjunto de 12.000 euros


¿Cómo te afecta la nueva fiscalidad?

Aunque se haya reducido notablemente, el incentivo fiscal de estos productos sigue existiendo, por eso es importante que sigamos ahorrando y pensando en la jubilación. Una opción interesante para contrarrestar esta medida es complementar la bajada de la aportación en estos productos de previsión con un aumento en otros productos que a buen seguro no tendrán los beneficios fiscales de un plan de pensiones pero sí otras ventajas muy interesantes.

¿Con qué productos puedo complementar mi plan de pensiones?

Con la reducción que se ha producido para el ejercicio fiscal 2021, se hace necesario que los partícipes que aportaban por encima de los límites descritos complementen su ahorro con otro tipo de productos para conseguir un colchón suficiente de cara a la jubilación.

Existen varias alternativas aunque, como siempre, estas deben adaptarse al perfil de ahorro de cada persona, por eso es recomendable ponerse en manos de un asesor que valore cuál es la mejor opción para cada caso. Algunos de los productos interesantes para complementar un Plan de pensiones son:

  • PIAS: con el Plan Individual de Ahorro Sistemático puedes realizar aportaciones de hasta 8.000 euros al año y quedar exento de tributación si decides recibir el dinero ahorrado en forma de renta.
  • SIALP: en el caso del Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo la aportación máxima anual es de 5.000 euros y se exime de tributación si el dinero acumulado se recibe en forma de capital único.
  • Diverfondo: este producto de Seguros Bilbao te permite invertir en distintos fondos con una prima periódica, diversificando así el riesgo, y pudiendo modificar tu estrategia tantas veces como quieras.

Conclusión

Son, por lo tanto, 3 las ideas que debes llevarte de este artículo de cara prepara de forma adecuada tu jubilación tras la nueva reforma fiscal de los Planes de pensiones:

  • Las aportaciones a Planes de pensiones se han reducido pero siguen manteniendo interés financiero fiscal.
  • Estas reducciones en las aportaciones no deben condicionarnos la cantidad que debemos aportar para complementar la pensión pública.
  • Debemos seguir materializando el ahorro a través de productos con rentabilidad y fiscalidad favorables.

Escribe un comentario