Pequeño ahorradorAA
trucos para ahorrar agua en casa

Trucos para ahorrar agua en casa y en el jardín

Índice de contenidos

Ahorrar agua en casa y en el jardín es posible

Ahorrar agua en casa es posible. Con tan solo algunos pequeños gestos puedes ahorrar mucha cantidad de agua, ya no solo para ser más respetuosos con el medio ambiente sino también para ver disminuida la factura del agua.

 

En cuanto al jardín, muchas personas dudan sobre la posibilidad de organizar un jardín en su hogar por el temor a gastar más agua de la cuenta. Y no es extraño, porque depende de qué plantas es necesario regarlas casi de manera continua. La posibilidad de ahorrar agua y aprovechar mejor los recursos naturales de cada zona se hace más real que nunca si se opta por crear un jardín sostenible.

Igual de importante que el mínimo impacto medioambiental que generan los jardines sostenibles es su bajo coste de mantenimiento, tanto a la hora de cambiar plantas como de usar el agua. De hecho, el riego es tan mínimo que nos podemos ir unos días de viaje sin tenernos que preocupar por ello.

 

4 trucos para ahorrar agua en casa y en el jardín

1 Haz un uso responsable de los grifos

Ejemplos como:

  • Cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes
  • No tirar de la cadena del wc más de lo necesario
  • Cocinar con el agua que se necesita sin malgastarla… 
  • Lavar las frutas y verduras en un bol y no bajo el grifo
  • Utilizar limitadores de presión y reguladores de caudal de agua para no desperdiciarla

Son pequeños gestos del día a día que te harán ahorrar mucho en la factura del agua.

2 Recoge el agua de la lluvia

Recoger el agua de la lluvia y guardarla para posteriores riegos es un buen truco para hacer tu jardín más sostenible. 

3 Riega a primera hora de la mañana o por la noche

Otro de los trucos para ahorrar agua se encuentra en la hora del riego: si riegas por las mañanas, antes de que el sol la seque, o por la noche, cuando no hay luz solar, estarás sacándole el máximo partido a este bien escaso.

4 Siembra especies locales

Igualmente, si tienes la precaución de sembrar especies locales estarás ayudando a que no sea  necesaria gastar tanta agua en el riego, ya que son plantas muy adaptadas a tu entorno. Si, además, las plantas agrupadas por su necesidad de agua, podrás optimizar el riego mucho mejor.

¿Qué es un jardín sostenible?

Si quieres ir un poco más allá, puedes pensar en crear un jardín sostenible. Los expertos en jardinería definen los jardines sostenibles como los que hacen un uso responsable de los recursos naturales, incluyendo el agua. Para conseguir esto, se basan en la plantación de especies que respeten los ciclos naturales y la biodiversidad de cada región.

Igualmente, los jardines sostenibles evitan la introducción de pesticidas en su crecimiento y la plantación de especies invasivas, que podrían  dar al traste con el resto de especies.  De esta manera, su impacto ambiental es mínimo.

Esperamos que estos trucos para ahorrar agua en casa y en el jardín te hayan inspirado y quieras lanzarte a crear tu propio jardín sostenible. Como ves, ¡tener un jardín bonito sin derrochar agua es posible!

 

Escribe un comentario