Pequeño ahorrador
ventajas fiscales

Ventajas fiscales de cumplir 65 años

Delaración de la renta

Una de las características del IRPF es que se trata de un impuesto personal, es decir, se adecua a las circunstancias personas y familiares de la persona que se concreta en el mínimo familiar y personal cuya función consiste en fijar una cantidad, que por destinarse a las necesidades básicas personales no se someten a tributación. Esta cantidad se fija, con carácter general en 5.500 euros y en el caso de contribuyentes mayores de 65 años se incrementa en 1.150 euros, lo cual lo sitúa en 6.700 euros.

Transmisión patrimonial

Una ventaja fiscal novedosa es la exención de las plusvalías generadas por la transmisión de cualquier elemento patrimonial (acciones, inmuebles, derechos, etc…), siempre que se reinvierta el importe obtenido en la transmisión en una renta vitalicia asegurada con un límite máximo de 240.000 euros. Pero, se debe estar atento ya que esta renta vitalicia ha de constituirse en un plazo máximo de 6 meses desde que se tramite el elemento patrimonial y se formalice el contrato entre el beneficiario y la entidad aseguradora. Ya que el legislador no ha establecido discriminación entre elementos afectos o no actividades económicas es un buen momento para planificar la venta de un negocio y conseguir ventajas fiscales a cambio.

Transmisión de vivienda habitual

Ha de tenerse en cuenta otro beneficio fiscal para mayores de 65 años que la normativa de IRPF prevé. En los casos de transmisiones de vivienda habitual tanto si la vivienda habitual se transmite a cambio de un capital como si lo es cambio de una renta temporal o vitalicia. Por lo tanto la nueva medida del párrafo anterior afectará fundamentalmente a la transmisión de bienes distintos a la vivienda habitual.

Planes de pensiones

Otra ventaja a tener en cuenta es la que se aplica en los planes de pensiones. Si mientras trabajabas decidiste por cuenta propia o ajena (promovido por una empresa, asociación o sindicato) hacer aportaciones a sistemas de previsión social, es el momento de plantearte rescatarlas, ya que a partir del momento de la jubilación tienes derecho a ellas, bien sea en forma de capital, de renta o de forma mixta. Las aportaciones realizados antes de 2007 tienen fiscalmente una reducción del 40% si se cobra en forma de capital.

Si te jubilaste en 2016, tuviste hasta el 31 de diciembre de 2018 para rescatar en forma de capital con deducción del 40% de las aportaciones a las que tengas derecho. Los planes de pensiones no se incluyen en el Impuesto sobre el Patrimonio, en caso de estar obligado a presentarlo. Por esta razón resulta muy beneficioso contratar un Plan de Seguros de Seguros Bilbao de antemano previendo el futuro.

Beneficios por discapacidad

Y en caso de tener una grado de discapacidad superior al 65% y haber realizado aportaciones a sistemas de previsión social podrás rescatarlas en el momento de la jubilación en forma de renta y no tributar por ello hasta un límite anual de casi 23.000 (tres veces el indicador público de renta a efectos múltiples). Un último consejo: si crees que puedes tener un grado de discapacidad, sea cual sea, debido a algún problema de salud relacionado con la vejez, vale la pena pedir el certificado oficial de discapacidad, ya que a partir de un grado del 33% existen importantes ventajas fiscales.

Escribe un comentario